A mi hija Susana

Por tus lloros cuando no estaba a tu lado, obligados a ello, nos unimos más. Y por tu empeño en que todo volviese a la normalidad…

Por tu fuerza y brillo. 

Por tu personalidad tan especial, y por tu inteligencia.

Y convaleciente con el cuerpo rajado me curaste las heridas sin poner cara de impresión…

Tan sólo diez  años y tan hermosa persona…

Realmente el amor que te tengo nunca podrá explicarse.

Te quiero mucho… Susy 

Tu papá.