Te doy mi palabra

“El domingo después de un largo paseo,de la mano con Susy… Se hizo la hora del ingreso en el hospital, y en casa quedaban mis cosas y mis historias..

Y llegó el lunes;  y la escena se repitió. Camilla y camino al quirófano… había que luchar y que arriesgar de nuevo. O laparoscopia o incisión, pero esa elección ya no estaba a mi alcance, como casi todo en la vida.

La enfermera adivinó mi adición al deporte, al observar la frecuencia cardíaca espectacularmente baja en cuarenta o poco más por minuto. 

Preguntas, una firma y anestesia… En un instante me fui y en otro me desperté… Todo bien… Hubo laparoscopia y un frasquito lleno de piedras de color verdoso… El órgano retirado, y el alma sigue conmigo…

Ya estoy de nuevo en casa, de reposo, y espero que la evolución sea favorable. 

Por un tiempo dejaré de correr, pero no dejaré de caminar… En Enero volveré a empezar. 

Te doy mi palabra

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s