Raro Ferrari

Mis piernas al 100℅ y recién operado con una norma inquebrantable: Hasta dentro de un mes, ningún esfuerzo… Sólo paseos saludables.

Paciencia para no obedecer el instinto de echarse a correr como siempre.

¿Tú imaginas un Ferrari circulando en primera velocidad por un circuito preparado y en excelentes condiciones?

Pues eso… Un mes.


Saturarse

<

blockquote>

<

div id=”js_d4s” class=”_5pbx userContent”>

<

div id=”id_58356046d6fbc3217315354″ class=”text_exposed_root text_exposed”>

Uno de los grandes errores que se cometen en la actualidad, es que se pierde la verdadera razón de las celebraciones importantes, porque casi todos los fines de semana la gente se lo pasa bien (al menos eso dicen) beben, ríen, bailan… Pero la parte menos buena es la sensación que se pierde el entusiasmo de celebrar acontecimientos que en otros tiempos nos daban la vida,una comunión,la solemnidad de una boda… Incluso ya no les gustan a muchos las fiestas patronales, aprovechando el puente para desaparecer a explorar otros sitios desconocidos que no nos aburran… Todo esto es respetable, pero se pierde el espíritu de la familia,se van perdiendo ilusiones y reuniones familiares… Buscamos en el infinito de internet cualquier cosa, y eso está muy bien… Aunque llegue el momento que también nos aburra y nos desencante y al final de nuestras monótonas fiestas, cuando cojamos un taxi para que nos lleve a nuestra casa, el conductor al ver nuestra cara, llegue a preguntarse: ¿Así lo pasáis bien? ¿Que clase de gente se conocen en este tipo de ambientes?

<

div class=”text_exposed_show”>

Gente incapaz de celebrar una cena de Navidad, por el placer de estar con amigos o con la familia… Porque es muy aburrido que en “El Pack” no haya baile ni desenfreno después… tampoco habrá novedades con gente que busca el placer instantáneo, el “Si te he visto no me acuerdo” Miraras a tus hijos y demás familia con aire de nostalgia (y no por hacer algo mal) sino por haber quemado hasta el último cartucho de tus emociones… Te llegarás a sentir segundo plato de otros, por haberte empachado de azúcar…
Tu orgullo te impedirá reconocerlo y caerás en los brazos de la tristeza o el aburrimiento por los excesos. Mirarás los ojillos de quienes tienen 15 años donde el fresco amor renace cada día entre ellos.

Por eso cuando se celebra un acontecimiento que le llaman “Navidad”, piensa en lo que celebras (compartir alegría, fraternidad, cariño a la humanidad… quizás hasta seas cristiano y celebrarías el nacimiento de Jesús, gracias a tus padres que te inculcaron el catolicismo)

Si todo esto no te convence, quizás deberías recapacitar que haces y a donde quieres ir por ese camino de desenfreno habitual que te hace perder la capacidad de la verdadera alegría interior de tu alma.

Se me ocurre el chiste fácil de que te toque la lotería para ser aún mas “feliz”.

No todos compartimos las mismas prioridades, ni los mismos ideales sobre la familia y los hijos (donde algunos los veis como trabajo por realizar y si son los hijos de otros, trabajo hecho)

Espero que esto sirva para entender a un Piscis que ama la vida a sorbos chiquiticos y que no soporta la ingratitud gratuita e ignorante que muchos ofrecéis disfrazándola de fiesta en fiesta sin saber que celebráis ni a donde vais.

Atentamente un humano sensible.

 

Te doy mi palabra

“El domingo después de un largo paseo,de la mano con Susy… Se hizo la hora del ingreso en el hospital, y en casa quedaban mis cosas y mis historias..

Y llegó el lunes;  y la escena se repitió. Camilla y camino al quirófano… había que luchar y que arriesgar de nuevo. O laparoscopia o incisión, pero esa elección ya no estaba a mi alcance, como casi todo en la vida.

La enfermera adivinó mi adición al deporte, al observar la frecuencia cardíaca espectacularmente baja en cuarenta o poco más por minuto. 

Preguntas, una firma y anestesia… En un instante me fui y en otro me desperté… Todo bien… Hubo laparoscopia y un frasquito lleno de piedras de color verdoso… El órgano retirado, y el alma sigue conmigo…

Ya estoy de nuevo en casa, de reposo, y espero que la evolución sea favorable. 

Por un tiempo dejaré de correr, pero no dejaré de caminar… En Enero volveré a empezar. 

Te doy mi palabra