Sonreir de verdad

 
Nunca sonreí de manera fácil, pero he sido, y soy muy feliz conmigo mismo, a veces.

A pesar, que los que me conocen me dicen que de cobarde no tengo nada, me siento en la actualidad con muchos temores sobre mi salud. La verdad es que no quiero saber cómo funcionan nuestros órganos, porque ya he visto lo frágiles que somos y cómo en cadena el cuerpo cae como las fichas de dominó. Creo que no soporto la idea de dejar este mundo de alguna forma que me haga pensar lo que amo en este querido entorno.

La lluvia me hace respirar y sonreir levemente, los edificios y el arte, me hacen suspirar y admirar a los creadores que los diseñaron. Sin embargo siento terror, ante las guerras y la maldad envuelta en fanatismos.

Todo lo anterior me lleva a reflexionar sobre la necesidad de creer en algo después de la muerte, y creo que es todo demasiado triste y difícil de asimilar. La muerte es cambiar a otro estado, debería uno acostumbrarse a esa idea y dejar de dramatizar más.

Pero no me hago a la idea de separarme de mi hija. Todo su cariño, me llena tanto que no tengo necesidad de nada ni de nadie. En mi ausencia, debido a todo lo que he pasado, la he oído llorar y protestar porque me echaba de menos. He llorado mucho por ella, por todos los momentos que vivimos juntos y por suerte, seguimos viviendo. Todo lo que le he dado o enseñado a esa niña de ocho años, vuelve a mí cada día y me considero dichoso y completamente feliz.

Por eso, me resulta asignatura pendiente sonreir plenamente, por ahora, mientras busco un sentido a todo este asunto de la muerte. Puede resultar banal e inmaduro, pero mi sensibilidad me desborda por momentos.

Amo la vida y quiero superar mis miedos, que irremediablemente son humanos y sufro como consecuencia de haber estado cerca de la muerte, de una manera inesperada, con rabia e impotencia de poder dejar todo lo que “pensaba que necesitaba”.

Ahora tengo la certeza que no sólo necesito a mi familia, sino que son vitales para mí… Y mas que nunca siento la necesidad de sonreir de verdad a lo que es algo natural y consecuente tras vivir con plenitud en este querido planeta azul.

P.D

Foto propia de hace unos años (Santiago de Compostela), baja de calidad pero me trae recuerdos entrañables.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s