Lo que sabe a gloria

11142226_404302653106308_168077465_n

He recobrado casi toda la energía en mi cuerpo, botas nuevas y agilidad. Ayer me retiraron el VAC, la máquina que absorbía mi herida y cerraba la gran profundidad de la misma en la pared abdominal. Tan sólo unos apósitos que hay que mimar cada tres días. La herida abierta, sigue teniendo aspecto sonrosado, pero sin infección. El próximo martes cerraran, si se aproximan, los bordes, todavía separados… El temor no ha desaparecido en mí, pero el asunto es puramente externo. Sin bajar la guardia, eso sí.

Sol en las frías mañanas, calor bajo las mantas por la noche. La calidad del sueño es estupenda, agilidad en cada movimiento, todo parece que pinta bien…

Sin embargo la prudencia me frena… Sigo con baja médica.

Por las mañanas tomo el protector de estómago, el hierro que evita que la pequeña anemia vaya a mayores. Y las vitaminas “multicentrum”.

Todo esto son los “daños colaterales” de una cirugía de tal magnitud, a cambio dejé unos problemas mucho más graves de salud…

Sabe a gloria sentirse mejor… Aunque ya no vuelva a ser la misma persona que antes de esta tormenta, que no sé con certeza si ha pasado o continuará.

Lo que sí es seguro, que de eso se trataba esa tormenta.

 

P.D.

Mi bici…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s