Creciendo

Poco a poco vas creciendo, mi niña del alma…

Cada noche te cuento un cuento que a veces  no me da tiempo a acabar porque me quedo dormido de cansancio, después de un día lleno de sol y de luz.

No hay nada que me relaje más que sentir tu manita cogiendo la mía.

-Buenas noches papito, te quiero mucho.

-Yo también a ti, cariño.

Y así cientos de noches compartiendo amor y cariño…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s