10 preguntas sobre el sentido de tu vida

  1. ¿Por qué estarías dispuesto a sufrir? El primer paso no consiste en buscar las cosas que te hacen feliz o que te agradan, eso sería demasiado fácil y hasta banal. En su lugar, pregúntate por qué cosas estarías dispuesto a sacrificarte, esas son las cosas verdaderamente importantes de tu vida, por las que estarías dispuesto a dejarlo todo y por las que vale la pena luchar de verdad.

  2. ¿Cómo imaginas tu vida dentro de 5 años? A menudo estamos tan inmersos en nuestra rutina cotidiana que no nos damos cuenta de que necesitamos planificar nuestro futuro. Si no lo haces, los hábitos de hoy decidirán tu vida de mañana. Por tanto, haz un esfuerzo de imaginación y piensa en cómo querrías que fuese tu vida dentro de 5 o 10 años. Recréalo todo con el más mínimo detalle y cuando regreses de tu sueño, pregúntate si la vida que llevas hoy te conduce a esa vida ideal o, al contrario, te aleja de ella. Recuerda que si no sabes a dónde vas, no llegarás nunca.

  3. ¿Qué harías si no tuvieses miedo? El miedo es un mecanismo inmovilizante, que nos obliga a mantenernos en nuestra zona de confort, sin arriesgar. Hay personas que pierden toda la vida por miedo, sin atreverse a dar jamás ese paso que hubiera podido marcar la diferencia. Por consiguiente, imagínate qué harías si no experimentaras temor y después, planifica tareas prácticas que te permitan lograr, poco a poco, ese estado.

  4. ¿Qué harías si estuvieras seguro de que no fracasarás? El temor al fracaso y a la crítica social también nos inmoviliza. A menudo tenemos ideas excelentes que nunca llevamos a la práctica porque nos convencemos de que son una locura. Luego, vemos que otra persona las ha realizado y ha tenido éxito y nos sentimos como unos fracasados. Si quieres darle un nuevo sentido a tu vida, es importante que elimines la variable “fracaso” de la ecuación.

  5. ¿Cuáles son tus 3 mayores talentos? El sentido de tu vida es el punto de intersección entre tus grandes pasiones y las necesidades del mundo. Descubre cuáles son tus verdaderos talentos y aprende a explotarlos para que puedas vivir de ellos. Porque no basta con que te apasione una cosa, también debes demostrar que puedes llevar a cabo un plan para lograr algo.

  6. ¿Qué trabajo estarías dispuesto a hacer, incluso gratis? El dinero es importante porque gracias a él satisfacemos algunas de nuestras necesidades pero no es lo único que cuenta. Cuando un trabajo te apasiona de verdad, puedes ganar menos y, aún así, sentirte satisfecho porque, en realidad, no se trata de un trabajo, es algo a lo que te dedicas con cuerpo y alma y de lo cual te sientes orgulloso, es algo que te llena.

  7. ¿Cuándo fue la última vez que te sentiste vivo? Intenta recordar esos momentos en los que una energía te recorrió y te sentiste verdaderamente vivo, enérgico, capaz de comerte el mundo. Esa es una de tus pasiones y no la debes dejar escapar porque es una de las llaves de tu felicidad. Intenta que estas sensaciones sean cada vez más frecuentes en tu vida y no algo que sucede raramente.

  8. ¿Cuáles son las 3 cosas que más echarías en falta en el mundo? Imagina que estás en una isla desierta y salvaje donde no hay ningún rastro de la vida moderna. ¿De qué cosas te resultaría difícil prescindir? ¿Qué echarías terriblemente de menos? Con este ejercicio, muchas personas afirman que necesitarían los libros pero, asombrosamente, en su vida diaria, debido al estrés y la falta de tiempo, los libros están relagados al olvido. Por eso, sin importar lo que elijas, cerciorate de tener esas cosas cerca cada día porque son una gran fuente de satisfacción para ti.

  9. Si te quedase solo una hora de vida, ¿cómo la emplearías? De seguro no en las redes sociales y enviando mensajes con el móvil. Por tanto, ¿por qué llenas tu día a día de cosas que no son tan importantes para ti? La vida es más corta de lo que imaginamos pero aún estamos a tiempo para cambiar nuestros hábitos y hacerle espacio a esos momentos que realmente cuentan.

  10. ¿A quién admiras más en el mundo? Aunque no se trate de un modelo, en el sentido más estricto del término, todos tenemos a alguien que nos inspira con sus comportamientos y decisiones. Piensa sobre tu modelo e intenta, todos los días, parecerte un poco más a él.

Fuente: Rincón de la psicología

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s