Todo lo que me llevo…

20140806-095914-35954564.jpg

.

Todo lo vivido, todo lo que me dejé atrás para conseguir lo que tengo, todas aquellas noches de corazón acelerado, de levantarme sobresaltado por la noche y saltar a la calle.

Comprobar que cambiar de página a veces es lo correcto. El precio siempre es caro, porque imaginas, con toda seguridad, la caída libre emocional y económica.

Soportar desprecio gratuito, callar por educación y por conveniencia propia aprendida… No es fácil. Y no lo es, porque la mayoría de las veces toca elegir lanzarte al precipicio con tu familia o la solidez del egoísmo fácil en solitario.

Con todo lo anterior expuesto, te queda seguir a rastras y defendiendo lo elegido, perdiendo incluso el esfuerzo realizado en toda una vida a cambio de un beso en mitad de la noche de un hijo que te dice papá “te necesito” y le ayudas a tu pequeño, sea de tu sangre o de la sangre de un “desgraciao”; en ese momento, es tu protegido y ellos confían en tí, es tal el subidón que le arrancarías la cabeza a cualquiera, en medio de una tempestad por esos pequeños seres que custodias. Ellos son tu orgullo, son tu identidad. Te arriesgas que quizás al crecer nunca lo entiendan… O sí. Ese es el juego, esas son las normas. Las normas de la vida dura y real.

Y cómo no… En medio del caos y de la lucha interminable, llegan los momentos bajos… Donde sientes que tienes lo que querías, pero te faltan fuerzas para seguir luchando. Tus ojos parpadean lentamente y cansados, piensas “La he jorobado, quizás no debí hacer aquella locura… ” Todo se va terminando, recursos y expectativas.
Sientes agobio cuando cuentas los años así, en este estado 2007, 2008… 2014.
Sientes la mirada fría de amistades antiguas, de esas que dicen comiéndose una croqueta “Ya lo sabía yo”

Pero la mente sana es sabia y maravillosa, en el fondo te estas recuperando y te preparas inconscientemente para enfocar un nuevo horizonte…

En el momento que menos te esperas, llega una oportunidad y te parece increíble que estas oportunidades surjan justo antes de que te sientas muerto, sin aliento. En medio de la oscuridad empieza a brillar la luz de un diamante que deja al descubierto la más increíble belleza fruto del valor y constancia.

Lo que me llevo por delante es el valor de lo imprescindible y verdadero.
Lo que me llevo hacia adelante son mi familia hermosa, llena de vida.

Escribo con fuego en mi corazón una frase con mucho significado: “La vida es bella”

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s