” Sobre Mí “

20140724-015304-6784002.jpg

Actualmente mi mayor preocupación, sigue siendo mi salud física y emocional, ayer estuve en el hospital para ofrecerme voluntariamente a un estudio sobre la apnea del sueño. Dicho estudio se realiza para comprobar el comportamiento del cuerpo y la forma de respitar al dormir antes y después de la cirugía bariática.

Últimamente respondo bastante bien (creo) gracias al ejercicio físico que realizo a diario, pero eso lo tendrán que decir los aparatos para controlar la respiración y para observar el corazón. Son dos pruebas diferentes que realizaré antes y después de la operación. Los estudios servirán lógicamente a todos los futuros pacientes.

Me realizan analíticas para endocrinos y estoy controlado totalmente desde hace más de un año… y a buen seguro del año próximo, por existir una gran lista de espera para las intervenciones. Igualmente me dan citas con el cirujano que es el encargado de informarme correctamente con documentación sobre la importancia de la operación y sobre todo después de realizarla. Así mismo cada medio año visito al psiquiatra que se encarga de supervisar mi salud mental mediante test y preguntas personales. Sí, este tema no es una tontería, hay que estar preparado y todo esto forma parte del proceso…

Mucha gente me recomienda NO operarme porque opinan que mi sobrepeso no es “demasiado llamativo”.
Muchas personas prefieren estar con su físico tal cual…

Pero, ¿Por qué decidí operarme?

Actualmente, mi medicación más urgente es para la hipertensión arterial, era vital controlarla, al sentir en ocasiones dolores en la parte inferior trasera de la cabeza, incluso tomando mis pastillas de siempre. Por fin mi endocrina dio con la solución con unas nuevas pastillas (por cierto carísimas) y todo cambió a mejor de forma espectacular. Pero, al iniciar un proceso… el organismo se ve alterado y los niveles de glucosa, ácido úrico y colesterol se elevan (aún sin alarmar) pero de manera amenazante.
Es decir, me estoy tomando seis pastillas diarias contando con la del ácido acetilsalicílico diaria (aspirina o Adiro 10) Definitivamente, esto no puede seguir así. Por tanto, NO es una cuestión de “presumir” el perder peso… Es una cuestión de salud, porque existen más riesgos ignorando al asesino silencioso.

Cuando llegue el día después de la intervención, abandonaré todas las pastillas y seguramente vendrán las historias con las vitaminas… Eso será otra película, pero menos terrorífica ;)

Hace unos años el cardiólogo tras comprobar que mi corazón funcionaba bien, me recomendó cambiar el trabajo de taxista que tenía… Pero claro, algunos médicos no saben de muchos de nuestros problemas y necesidades.

Mi situación personal actual me permite dedicarme de lleno a lo más importante: MI SALUD

Mañana os hablaré del siguiente “SOBRE”

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s