Lo inevitable, realmente lo es…

20140731-111809-40689299.jpg

.

Me importaba mucho, el evitar el sufrimiento de mis hijas, por la edad que tienen. Principalmente por como es la sociedad actual, cruel y materialista.

Porque lo veo venir de cerca y por propia experiencia vivida, tenía miedo que la gente aprovechada devorásen su inocencia…

La rebeldía y la ignorancia está servida. No es lo mismo adoptar a niños sin familia que aceptar hijos (aunque sean biológicos) de otros. Otros que no ayudan de ninguna manera, otros “del todo gratis” hijos del Whasapp y del aprovechamiento gratuito. Amigos de reivindicar derechos y de no tener ninguna obligación, ni siquiera en la manutención de sus hijas.

Pero hay cosas inevitables en esta vida, y tan sólo me queda sentarme y esperar a ofrecerles mi mano cuando tropiecen…

Puedo hablar con conocimiento de causa…

 

 

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.”

 

Bertolt Brecht

Ella es mi universo

20140726-163100-59460521.jpg

20140727-221134-79894410.jpg

Mi hija, la hija que salió del fruto del amor, la que lleva literalmente mi misma sangre, la que nadie me puede arrebatar.

Posee una gran memoria; con tan solo 7 años, donde va, allí arrasa con la sencillez y la bondad.

Gran comunicadora, ama y es amada por sus amigos.

Susana es todo lo que necesito para ser feliz, ella es mi luz y mi camino…

Y nada me falta.

Consejo

20140726-155055-57055869.jpg

Cerca con grandes muros aquél que te sueñas.
Después, donde es visible el jardín
a través del portón de reja adecuada,
pon las flores que sean las más risueñas,
para que te conozcan sólo así.
Donde nadie lo vea no pongas nada.

Haz macizos como los que otros tienen,
donde las miradas puedan entrever
tu jardín tal como se lo vas a mostrar.
Pero donde es tuyo, y nunca lo ve nadie,
deja las flores que vienen del suelo crecer
y deja las hierbas naturales medrar.

Haz de ti mismo un doble ser guardado;
y que nadie, que vea y mire, pueda
saber de ti más de lo que sabe un jardín—
un jardín mostrable y reservado,
por detrás del cual la flor nativa roza
la hierba tan pobre que ni tú la ves…

Fernando Pessoa

 

” Sobre Mí “

20140724-015304-6784002.jpg

Actualmente mi mayor preocupación, sigue siendo mi salud física y emocional, ayer estuve en el hospital para ofrecerme voluntariamente a un estudio sobre la apnea del sueño. Dicho estudio se realiza para comprobar el comportamiento del cuerpo y la forma de respitar al dormir antes y después de la cirugía bariática.

Últimamente respondo bastante bien (creo) gracias al ejercicio físico que realizo a diario, pero eso lo tendrán que decir los aparatos para controlar la respiración y para observar el corazón. Son dos pruebas diferentes que realizaré antes y después de la operación. Los estudios servirán lógicamente a todos los futuros pacientes.

Me realizan analíticas para endocrinos y estoy controlado totalmente desde hace más de un año… y a buen seguro del año próximo, por existir una gran lista de espera para las intervenciones. Igualmente me dan citas con el cirujano que es el encargado de informarme correctamente con documentación sobre la importancia de la operación y sobre todo después de realizarla. Así mismo cada medio año visito al psiquiatra que se encarga de supervisar mi salud mental mediante test y preguntas personales. Sí, este tema no es una tontería, hay que estar preparado y todo esto forma parte del proceso…

Mucha gente me recomienda NO operarme porque opinan que mi sobrepeso no es “demasiado llamativo”.
Muchas personas prefieren estar con su físico tal cual…

Pero, ¿Por qué decidí operarme?

Actualmente, mi medicación más urgente es para la hipertensión arterial, era vital controlarla, al sentir en ocasiones dolores en la parte inferior trasera de la cabeza, incluso tomando mis pastillas de siempre. Por fin mi endocrina dio con la solución con unas nuevas pastillas (por cierto carísimas) y todo cambió a mejor de forma espectacular. Pero, al iniciar un proceso… el organismo se ve alterado y los niveles de glucosa, ácido úrico y colesterol se elevan (aún sin alarmar) pero de manera amenazante.
Es decir, me estoy tomando seis pastillas diarias contando con la del ácido acetilsalicílico diaria (aspirina o Adiro 10) Definitivamente, esto no puede seguir así. Por tanto, NO es una cuestión de “presumir” el perder peso… Es una cuestión de salud, porque existen más riesgos ignorando al asesino silencioso.

Cuando llegue el día después de la intervención, abandonaré todas las pastillas y seguramente vendrán las historias con las vitaminas… Eso será otra película, pero menos terrorífica ;)

Hace unos años el cardiólogo tras comprobar que mi corazón funcionaba bien, me recomendó cambiar el trabajo de taxista que tenía… Pero claro, algunos médicos no saben de muchos de nuestros problemas y necesidades.

Mi situación personal actual me permite dedicarme de lleno a lo más importante: MI SALUD

Mañana os hablaré del siguiente “SOBRE”