‘My tailor is rich’

20140219-200421.jpg

Estoy muy contento e ilusionado con el nuevo curso de inglés que he comenzado… La verdad es que mis conocimientos básicos desde hace muchos años, me vienen de maravilla…

Me encanta escuchar las canciones en inglés y al mismo tiempo ver la traducción simultánea y la escritura en su idioma.

Es una oportunidad de aprender y perfeccionar la multitud de palabras que ya sabemos inconscientemente, una ocasión de oro para dar un paso adelante.

El título del post ‘My tailor is rich’ es un argumento que utilizaba el humorista Gila para explicar que el inglés sin practicar no sirve para nada…
No es mi caso.

Foto: Ranillas en la Ribera del Ebro (Propia)

Ratoncito Pérez

12718_541713982592805_254717368_n

Cariño, disfruta de la frescura de ser niña..
Reir y llorar seguidamente… Ganas de crecer y de sentirte mayor.
Y yo, que ninguna gana tengo de hacerme más mayor, me encuentro en esta nube de claridad y de cariño contigo. Me contagias amor y risas…
Esta noche vino el ratoncito al encuentro de tu almohada… de tu dientecito.

Te quiero Susi…

Barcos de Papel

20140216-093821.jpg

Un eclipse de silencios,
un atardecer en cualquier café,
mis palabras no tienen dueño,
que las quiera entender…

Vagabundo de deseos…
capitán sin fe de “barcos de papel”…
remolino de pensamientos,
cuando veo amanecer…

Y que solitas se quedan las olas,
cuando el sol se agota,
y que solito me “quedao” esperandote,
buscando tu perdón…

No supe que decir al verte allí,
mirandome sin prestarme atención,
no supe que decir “enamorao” de ti.
Voy pasando las horas…
no supe que decir ni a que acudir,
quizás mujer merezca tu perdon
no tengo a donde ir y “enamorao”de ti,
mi corazón se ahoga…

Tus te quieros no los quiero,
si son de papel, “barcos de papel”
Tu recuerdo ya lo llevo,
“clavaito” en mi piel…

Pago el precio sin dinero,
ven y asomate a mi sensatez,
no merezco ser tu dueño ni tampoco perder..

Y que solitas se quedan las olas…

No supe que decir…

Ahora navego sorteando puertos de resentimientos,
los siete mares si hace falta por ti cruzaré,
en “barcos de papel”…

No supe que decir…

De mis dudas soy el dueño,
al menos me queda eso…

David de María

 

P.D.

 

Casi todas las fotos son propias… esta es del C.C. Puerto Venecia

Zarpazo de Cariño

20140205-092705.jpg

Las avisté de lejos, sabiendo bien que lo que querían, por la postura que tenían en el borde de la acera, con la mirada a la búsqueda de una luz verde, una cualquiera… En ese momento madre e hija suspiraron de alivio, al ver como me acercaba sobre el asfalto mojado con las luces de intermitencia del taxi…

Al lado de ellas,madre e hija, unas bolsas y un maletón descansaban en el suelo, y me invitaban a bajar y estirar mis piernas entumecidas por las horas sentado, yo les ayudaría a ellas y a mis piernas al mismo tiempo. La frescura que se respiraba era vitalizadora y ozonizada tras la lluvia…

Me dieron las buenas tardes y enseguida tomé dirección hacia la estación intermodal, lugar de encuentros, desengaños amorosos y de negocios principalmente.

Hablaban entre ellas, deduje que acaban de salir de una consulta privada de cardiología… La madre le acababa de sufrir un infarto días anteriores, y recuperada en un principio, se dirigían a tomar el tren hacia Logroño… Una llamada de móvil por alguien interesado por su salud, aclaró con bastante certeza de lo que hablo. Compañero de trabajo de la oficina, hablaban en voz muy alta con expresiones típicas de La Rioja.  Buena gente, pensé yo…

Al acabar la comunicación la mujer le comentaba a su hija de unos veintitrés años: Se acabaron los bomboncicos y las cosicas ricas… Esto no pensaba que me iba a pasar a mí… Su cara sonrojada llevaba un gran susto y desilusión, estaba viviendo la dura realidad de asumir un infarto y empezar a caminar de nuevo en la vida. Estaba viva y eso era lo más importante.

Las dos mujeres emanaban cultura y además eran trabajadoras. Seguidamente me agradecieron mi servicio, llamándonos a los taxistas “ángeles salvadores” de cualquier ciudad del mundo al visitante despistado y buscando solución directa a sus problemas de movilidad urbana…

Enseguida se le olvidó su percance y cuando estaba cobrando el importe del servicio a su hija, ella se bajó y bajó todo el equipaje. yo con las monedas del cambio en la mano todavía le grité desde el interior del taxi:

¡Señora espérese que ahora bajaré!

La hija sonriendo me susurró:

“Mi madre siempre haciendo travesuras…”

Me devolvió las monedas del cambio en agradecimiento, sonriéndonos mutuamente.

Bajé del taxi, aunque ya en vano, porque ya no había nada que sacar del maletrero, entonces les deseé buen viaje y dirigí la mirada a la chica joven y le comenté:

“Cuida bien de tu madre.”

Así lo haré, me contestó.

Insociable

20140205-145818.jpg

Soy un insociable… o al menos defiendo mas que nunca mi intimidad, estoy irreconocible, sinceramente.

Hasta hace unos días disfrutaba publicando noticias en Twitter sobre mi trabajo, nada demasiado personal ni en profundidad. Pero de un tiempo a esta parte, esa cuenta no me creaba bienestar personal, tampoco todo lo contrario, pero sin embargo era muy prescindible.

Por otro lado, poseo licencia de radioaficionado desde hace muchísimo tiempo, que me costó mucho esfuerzo en conseguir… y en pagar casi doscientos euros en un canon de por vida en papel oficial del estado.

Ahora el taxi que llevo dispone de todo el cableado para llegar y conectar mi equipo radioeléctrico, consistiría en roscar antena, adaptador, alimentación y sin mas preámbulos poder establecer una comunicación en el espectro radioeléctrico, con mi cachito reservado con mi licencia EB2BES.
Pero no… No necesito escuchar lo que no me aporta nada, así que me quedo en un ” Stanby ” personal y enriquecedor.

Envío “washapps” como si me costasen dos euros cada uno… Sólo los necesarios y con un mensaje completo y no por partes o a trozos.

Así me estoy volviendo: Ligero de cargas y desechando lo “Muy prescindible”. Esto no quiere decir cerrado a la tecnología, ni a las relaciones sociales en primera persona, escuchando y valorando lo verdaderamente importante.

Pienso que en ocasiones se pierde el tiempo con personas que no se merecen ni un sólo instante de nuestra existencia, por ello me siento más social que nunca con lo que me interesa o aporta algo a mi persona.

Tu me entiendes.