La Música

20131227-022332.jpg

Embellece mi alma,
me calma,me alimenta,
me llena,me entretiene,
solo con oirla
me siento viva.
Mi música
me alegra,me aligera,
me olvido de mis penas,
me transforma,enamora.
Quiero vivir a ritmo
de los compases,
iluminar mi mundo
de luces centelleantes.
Solo quiero oir música,
sentirla al calor de mi cuerpo,
llenarme de estrellas relucientes
y bailar,bailar sin decansar.
Quiero bailar con su armonia,
cantar con sus lindos versos,
escribir mientras la escucho
y dormir…oyéndola en mis sueños.
Solo así viviría feliz,
llevándola en lo más hondo
de mi alma,llevándola
hasta mi último suspiro,
aún así…la quiero conmigo.

Yolanda Barry

Era la víspera de Navidad

20131224-235023.jpg

Junto al fuego colgaban los calcetines vacíos, seguros que pronto vendría Santa Claus. Sobre la cama, acurrucaditos y bien abrigados, los niños dormían, mientras dulces y bombones danzaban alegres en sus cabecitas. Y mamá con pañoleta, y yo con gorro de dormir, nos disponíamos para un largo sueño invernal.

De pronto en el prado surgió un alboroto, salté de la cama y fui a ver qué pasaba. Volé como un rayo hasta la ventana, abrí las persianas y tiré del postigo. La luna sobre la nieve recién caída le daba a los objetos brillo de mediodía. Cuando para mi asombro vi pasar a lo lejos, un diminuto trineo y ocho pequeños renos.

Conducía un viejecito, vivaracho y veloz, Y supe en seguida que debía ser Santa Claus. Más rápido que las águilas, sus corceles volaban. Y silbaba y gritaba y a sus renos ¡por su nombre llamaba!
– ¡Vamos Destello! ¡Vamos Danzarín! ¡Vamos Cabriolero y Brujo! ¡Corre Cometa! ¡Corre Cupido! ¡Corran Trueno y Chispa! ¡A la cima del techo! ¡A la cima del muro! ¡Vamos apúrense! ¡Apúrense! ¡Apúrense todos!

Como las hojas que vuelan antes de un fuerte huracán, que cuando se topan con un obstáculo remontan al cielo, así volaron los corceles hasta posarse en la casa, Con el trineo lleno de juguetes y Santa Claus también. En un parpadear, sobre el techo escuché los pequeños cascos de los renos patear y al volver la cabeza, entre cenizas y troncos, por la chimenea de golpe cayó Santa Claus.

Abrigado con pieles, de la cabeza los pies, Santa Claus se encontraba todo sucio de hollín. Llevaba en sus espaldas un saco de juguetes y parecía un buhonero abriendo su paquete. ¡Cómo brillaban sus ojos! ¡Qué felices sus hoyuelos! Sus mejillas como rosas, ¡su nariz como cereza! Su graciosa boca con una mueca sonriente y la barba de su mentón tan blanca como la nieve.

Sujetaba firme entre los dientes la boquilla de una pipa y el humo rodeaba su cabeza a modo de guirnalda. Tenía una cara amplia y su panza redonda. Temblaba al reirse ¡como un pote de gelatina! Era gordinflón y rollizo, como un duende gracioso y apenas lo ví ¡me eché a reír sin querer! Al ver su modo de parpadear y mover la cabeza, pronto me di cuenta que no había nada que temer.

No dijo una palabra y volvió a su trabajo, Llenó bien los calcetines, luego su cuerpo sacudió. Y colocando su dedo a un costado de la nariz e inclinando la cabeza ¡por la chimenea salió! Saltó a su trineo y a sus ayudantes silbó y arrancaron volando como la pelusa de un cardo. Pero llegué a escucharle mientras desaparecía:

“A todos, feliz Navidad y que pasen un buen día”

Unas frases de Bécquer

20131222-223258.jpg

“Si pudiera hacerse la disección de las almas, cuantas muertes misteriosas se explicarían.”

“Dices que tienes corazón, y sólo lo dices porque sientes sus latidos; eso no es corazón… Es una máquina que al compás que se mueve hace ruido.”

“Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso… ¡Yo no sé que te diera por un beso!”

“El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada.”

“Y el pensamiento es necesario ejercitarlo, se debe cada día y de nuevo y de nuevo pensar, para conservar la vida del pensamiento.”

“¿A qué fingir el labio risas que se desmienten en los ojos?”

“El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo.”

“Como se arranca el hierro de una herida su amor de las entrañas me arranqué, ¡aunque sentí al hacerlo que la vida me arrancaba con él!”

“Todo es mentira: la gloria, el oro. Lo que yo adoro sólo es verdad: ¡la Libertad!”

“Como en cuna de nácar que empuja el mar y que acaricia el céfiro, dormir parecía al blando arrullo de sus labios entreabiertos.”

“Como en un libro abierto leo de tus pupilas en el fondo.”

“¡Qué hermoso es ver el día coronado de fuego levantarse, y a su beso de lumbre brillar las olas y encenderse el aire!”

Soy un extraterrestre

20131222-221637.jpg

Termino de ponerme las botas, me miro al espejo y me reconforta mi imagen… cada vez con menos cabello, con alguna arruga más. Pero me siento yo mismo y ello me envuelve en un agradable sentimiento.

Vivo una época especialmente contemplativa… Y así llevo más de seis meses sin realizar ninguna actividad laboral. Soy un desempleado más en la lista. Sin embargo, yo no soy un parado más…

En realidad mi vida ha cambiado para mejor, por no decir a sobresaliente, desde que dejé hace siete u ocho meses el taxi la última vez.

Susy y yo cambiamos los papeles… Ella tomó la antorcha y se sumergió en el laberinto urbano, mientras yo quedaba en casa, en este pueblo a cargo de tres niñas, de cocinar y mantener como he podido todo lo relacionado con el hogar.

La vida me ha enseñado a no decaer en momentos difíciles y sobre todo a amarme a mí mismo. Lo primero que hice fué ir al médico a revisar mi salud deteriorada y machacada por el exceso de años trabajando imparable a un ritmo estresante por la penosa situación laboral que vivimos. Yo era sabedor de ello, pero hay prioridades que matan. Y matan de verdad.

Dieta sana, nada de asfalto, caminar a diario con calor y con frío… pero sin parar ni mirar a nadie. Ideas claras y próxima cirugía bariática a lo lejos… Aunque llegado al punto de salud que actualmente disfruto, me planteo en alguna ocasión si realmente debo someterme a tal intervención. Si nadie me lo desaconseja, llegaré hasta el final y pasaré por el quirófano a por mi bypass o “empalme” intestinal.

El problema es mas complejo que la imagen personal, puesto que ahora estoy dentro de la normalidad (sobrepeso). El drama está en mi metabolismo y tamaño estomacal y lo que es peor en las consecuencias nefastas a mi salud que ello conllevará. La genética es fuerte, pero el ser humano es inteligente.

Espero volver a reanudar pronto mi actividad como taxista y continuar otros veinticinco años más. Esa es la idea; pero indudablemente no habrá crisis ni acontecimiento que haga descuidar de nuevo mi salud.

La sonrisa en mi rostro está garantizada. Una y otra vez compruebo lo que he aprendido y vivido… me siento genial y seguro, sobre todo en el mundo laboral al comprobar la calidad humana de innumerables personas que me conocen de toda la vida.

Los médicos se asombran de mi voluntad… ¿Es que hay algo que merezca más la pena que cuidarse para disfrutar de mejor calidad de vida?  Cuestión de lógica pura, amigos.

Este paréntesis de tiempo, ha sido de oro para mí… Restaurado físicamente por completo, solución de gestiones para mi futuro.

Ni un sólo día he dejado de madrugar, ni un sólo día inactivo… entrenamiento físico y mental. Dedicado a mi familia y a mí mismo por completo.

Mi casa unifamiliar sigue en pie y con buena salud…acogedora y amplia, bajo un cielo azul despejado, un clima caluroso en verano y helador en invierno.

Luchando con mi familia día a día, centrándonos en lo primordial y presente…

Y de repente, es Navidad, tiempo de disfrutar realmente de la felicidad, calor familiar y cariño.

 

Dos cruces…

Sevilla tuvo que ser
Con su lunita plateada
Testigo de nuestro amor
Bajo la noche callada
Y nos quisimos tu y yo
Con un amor sin pecado
Pero el destino ha querido
Que vivamos separados

Están clavadas dos cruces
En el monte del olvido
Por dos amores que han muerto
Sin haberse comprendido
Están clavadas dos cruces
En el monte del olvido
Por dos amores que han muerto
Que son el tuyo y el mio

Al barrio de Santa Cruz
El barrio de las Marias
Os vuelvo yo a recordar
Y me parece mentira
Ya todo aquello pasó
Todo quedó en el olvido
Nuestra promesas de amores
En el aire se han perdido

Están clavadas dos cruces
En el monte del olvido
Por dos amores que han muerto
Sin haberse comprendido
Están clavadas dos cruces
En el monte del olvido
Por dos amores que han muerto
Que son el tuyo y el mio
Que son el tuyo y el mio

Ahí está…

20131215-201852.jpg

Ahí está mi espera, tranquila y sosegada. Con la compañía de una taza de té verde a mi lado y el año que se acaba con un balance claramente positivo.

Ahí está mi barca tranquila en aguas quietas, mundo de color vivido y por vivir.

Ahí está mi vida, mi patria y mi bandera…