Lo primero es lo primero

Imagen

Todo son citas de médicos y de otras entidades últimamente. El tiempo inexplicablemente pasa rápido en mi cabeza, llegando a olvidar tres veces una cita médica, que aunque no era demasiado importante; para mí, eso es algo que jamás me sucedió.

Sigo cuidando mi cuerpo caminando prácticamente a diario unos seis o siete kilómetros, intentando mantener mi bienestar que afortunadamente disfruto, aunque tengo claro que debo operarme y hacerme un bypass gástrico. En tres meses llevo perdidos mas de quince kg, pero no lo considero ninguna hazaña, el problema reside en mi estómago y su capacidad.  Actualmente me encuentro dentro de la “normalidad visual” es decir, me sobra peso pero además estoy haciendo un gran esfuerzo por evitar la diabetes y los infartos de corazón. Que, aunque estoy SANO, los veo llegar de cerca…

La cosa no es de broma, y con gran esfuerzo, voy mejorando espectacularmente… tensión perfecta, glucosa incluso baja y bienestar general.

Ya visité, como marca el protocolo preoperatorio a mi endocrino, psicólogo y cirujano hace meses y esta semana de nuevo me toca revisión, tras unos análisis y radiografías. Aunque hasta dentro de un año y medio quizás no me operen… Esto es España.

Hubiese sido mas fácil taparme los ojos y los oídos y seguir navegando hacia la mala calidad de vida genética heredada y hábitos nada saludables. Pero no estoy por esa labor, tengo una familia que merece tenerme en buenas condiciones, las mejores si pueden ser.