Sigo publicando… ¿Tú lees?

    Lastres (Asturies)

La gente no comprende que regresar no es perder, lo decía Mario Benedetti en sus frases que se clavan en el alma de cualquier persona en busca de una respuesta.

Hace casi un año, regresé de Asturias a Zaragoza y os aseguro que nadie me hizo sombra con las preguntas o con sus turbias cavilaciones desesperadas, de quienes ya no tienen fuerzas para vivir.

 -¿Ya no publicas en el blog?

En el blog sigo publicando, en Oviedo seguía publicando… Cuando no tengo algo que decir, suelo poner un poema, un cuento, una caricia musical. Siempre publico, mi blog es una caricia, cada día mas suave y mas tersa con el paso del tiempo.

 No suelo mencionar a la gente envenenada, los aburrí de ignorarles…

¿Que tengo que decir de mi vida?

Crisis, familia, trabajo, incertidumbres, alegrías. Soy tan sumamente normal que me considero dichoso.

Algunas personas piensan que fracasé en estos dos años, y sin embargo se equivocan, pero desde luego no daré ninguna explicación más.

Preguntan de donde saco la fotos que publico… Las saco de mi vida, de mi riqueza personal, de la paciencia que tengo de aparcar el taxi y bajarme caminando a fotografiar el otoño, una puesta de sol. La sensibilidad, es algo que no todos poseen.
Es un sentimiento extraordinario que te hace amar intensamente a las personas, apreciar el calor del sol en una tarde de invierno, el contemplar la miel de tus ojos.

El oxígeno está en el aire de la vida, hay que tomarlo poco a poco y sentir la mano de la naturaleza… la vida es bella. Todo este conjunto de sentimientos y colores se aprecian cuando uno vive, observa y se siente satisfecho de estar vivo.

Si me preguntas por el blog, ya lo ves… Sigo publicando, quizás estas cursiladas, no te interesen…
Si buscas sangre, seguramente la encontrarás fácilmente…

¿Tú lees? ¿Que lees? 

 No te rindas

    No te rindas, aun estas a tiempo
    de alcanzar y comenzar de nuevo,
    aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,
    liberar el lastre, retomar el vuelo.
   
    No te rindas que la vida es eso,
    continuar el viaje,
    perseguir tus sueños,
    destrabar el tiempo,
    correr los escombros y destapar el cielo.
   
    No te rindas, por favor no cedas,
    aunque el frio queme,
    aunque el miedo muerda,
    aunque el sol se esconda y se calle el viento,
    aun hay fuego en tu alma,
    aun hay vida en tus sueños,
    porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo,
    porque lo has querido y porque te quiero.
   
    Porque existe el vino y el amor, es cierto,
    porque no hay heridas que no cure el tiempo,
    abrir las puertas quitar los cerrojos,
    abandonar las murallas que te protegieron.
   
    Vivir la vida y aceptar el reto,
    recuperar la risa, ensayar el canto,
    bajar la guardia y extender las manos,
    desplegar las alas e intentar de nuevo,
    celebrar la vida y retomar los cielos,
   
    No te rindas por favor no cedas,
    aunque el frio queme,
    aunque el miedo muerda,
    aunque el sol se ponga y se calle el viento,
    aun hay fuego en tu alma,
    aun hay vida en tus sueños,
    porque cada dia es un comienzo,
    porque esta es la hora y el mejor momento,
    porque no estas sola,
    porque yo te quiero.

Mario Benedetti

 

Oda a la vida

La noche entera
con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño
pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo
te levanto,
vida,
sobre mis hombros.

Oh vida, copa clara,
de pronto
te llenas
de agua sucia,
de vino muerto,
de agonía, de pérdidas,
de sobrecogedoras telarañas,
y muchos creen
que ese color de infierno
guardarás para siempre.

No es cierto.

Pasa una noche lenta,
pasa un solo minuto
y todo cambia.
Se llena
de transparencia
la copa de la vida.
El trabajo espacioso
nos espera.
De un solo golpe nacen las palomas.
Se establece la luz sobre la tierra.

Vida, los pobres
poetas
te creyeron amarga,
no salieron contigo
de la cama
con el viento del mundo.

Recibieron los golpes
sin buscarte,
se barrenaron
un agujero negro
y fueron sumergiéndose
en el luto
de un pozo solitario.

No es verdad, vida,
eres
bella
como la que yo amo
y entre los senos tienes
olor a menta.

Vida,
eres
una máquina plena,
felicidad, sonido
de tormenta, ternura
de aceite delicado.

Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.

el que de ti reniega
que espere
un minuto, una noche,
un año corto o largo,
que salga
de su soledad mentirosa,
que indague y luche, junte
sus manos a otras manos,
que no adopte ni halague
a la desdicha,
que la rechace dándole
forma de muro,
como a la piedra los picapedreros,
que corte la desdicha
y se haga con ella
pantalones.
La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos.



Pablo Neruda