La mirada


   Un ojo… El mío ;)


Dice el Sabio que a menudo se conoce por los ojos lo que uno lleva en el fondo del alma, su bondad o su mala disposición (Eclo 19, 29); y si bien no es enteramente seguro, sí suele ser una señal bastante corriente. Por esto, uno de los primeros cuidados que hay que tener en cuanto a lo exterior, es el de componer los ojos y regular el modo de mirar.


La persona que quiere hacer profesión de humildad y modestia y tener un exterior formal y sereno, tiene que conseguir que sus ojos sean dulces, pacíficos y comedidos.


Aquellos a quienes la naturaleza les ha negado esta ventaja y no gozan, por tanto, de dicho atractivo, deben esforzarse por corregir tal carencia mediante cierta compostura risueña y modesta, cuidando que sus ojos no resulten más desagradables [aún] por su negligencia.


Los hay con ojos terribles, que revelan un hombre encolerizado o violento; otros los tienen excesivamente abiertos y miran con osadía: es señal de espíritus insolentes, que no respetan a nadie.


A veces algunos tienen ojos extraviados, que nunca se detienen y miran sin parar a un lado y a otro: es típico de espíritus ligeros. Otros, en alguna ocasión, tienen los ojos tan fijos en un objeto que parece que quieren devorarlo con la mirada; y, no obstante, sucede a menudo que tales individuos no prestan la mínima atención al objeto que tienen delante: de ordinario son personas que están pensando intensamente en algún negocio que les interesa mucho más; o bien divagan sin detener su mente en cosa concreta.


Los ojos y la mirada. Miradas que hablan. Sinceridad.Hay otros que miran al suelo fijamente, y a veces incluso alternativamente, a los lados como quien busca algo que acaba de perder: son espíritus inquietos y desconcertados, que no saben qué hacer para salir de su desazón.
Estas diversas maneras de fijar los ojos y de mirar son enteramente opuestas a la cortesía y a la distinción, y no se las puede corregir sino manteniendo el cuerpo y la cabeza derechos, con los ojos modestamente bajos, y procurando conservar un exterior natural y simpático.


Si es impropio llevar la vista muy elevada, también lo es, para los que viven en el mundo, llevarla muy baja: eso tiene más pinta de religioso que de seglar. Si bien los eclesiásticos y los que pretenden serlo deben dejarse ver con mirada modesta y exterior muy circunspecto, ya que conviene a los consagrados, y a los que desean entrar en este estado, acostumbrarse a la mortificación de los sentidos y mostrar por su modestia que, estando consagrados a Dios o deseando serlo, tienen el espíritu ocupado en él y en lo que le concierne.


Se puede adoptar respecto a los ojos la norma de tenerlos medianamente abiertos, a la altura del cuerpo, de modo que se pueda percibir distinta y fácilmente a todas las personas con las que se está. No se debe fijar la vista sobre nadie, particularmente sobre las personas de sexo diferente o que sean superiores; y, al mirar a una persona, deberá ser de modo natural, dulce y honesto, tal que la mirada no delate ninguna pasión ni afecto desordenado.


Es muy descortés mirar de través, ya que es signo de desprecio, cosa que no puede permitirse salvo, a lo más, a los amos respecto de sus criados, al reprenderles de alguna falta grave en la que hubieren caído. Produce mala impresión mover continuamente los ojos, guiñarlos una y otra vez, todo lo cual es índice de poco juicio.


No es menos contrario a la urbanidad que a la misericordia, el mirar con curiosidad y ligereza todo lo que se ofrece y debe procurarse no mirar demasiado lejos y sólo delante de sí, sin volver la cabeza y los ojos de un lado a otro. Pero como el espíritu del hombre le impulsa a verlo y saberlo todo, es muy necesario velar sobre sí mismo para abstenerse de ello, dirigiendo a menudo a Dios estas palabras del Profeta Rey: Dios mío, desvía mis ojos y no permitas que se paren a mirar cosas inútiles.


Es muy descortés mirar por encima del hombro, volviendo la cabeza: hacerlo es despreciar a las personas presentes. Dígase lo mismo de mirar por detrás o por encima de la espalda de otra persona que lee o tiene alguna cosa, para enterarse de lo que lee o tiene.


Hay defectos, con relación a la vista, que manifiestan tanta vulgaridad o ligereza que, de ordinario, sólo los niños o los escolares pueden caer en ellos. Por chabacanos que sean, nadie extrañe el que figuren aquí, con el fin de que los niños se guarden de ellos y de que se les pueda vigilar para impedir que se entreguen a los mismos.


Los hay que hacen muecas para parecer horribles, otros remedan a los bizcos o bisojos para provocar la risa. Los hay que levantan los párpados con los dedos; otros miran cerrando un ojo, como los ballesteros cuando apuntan. Todos estos modos de mirar don descorteses e indecorosos. No hay personas razonables ni niños educados, que no consideren estas muecas indignas de un hombre cuerdo´

Extraído en la red.

Deliraciones de una batalla diaria…

Noches que el cansancio impide dormir… Días con calor agotador, preguntas sin respuestas, miradas perdidas que lo dicen todo y no dicen nada… Vídeos que hacen llorar.


Sensibilidad… ¿Defecto o virtud? 


Noches estrelladas, mientras mis princesas duermen… duermen como angelitos. Y… ¿Que les deparará la vida a estas criaturas? 


Y yo muero, me muero de amor y de haber vivido tanto. Pero sigo; sigo en pie, mi amor… Mi cuerpo lo quiere así.


Se me hace profunda una arruga en la frente, y mientras camino hacia casa… la vida pasa y no admite preguntas. 


Nos queda la satisfacción de haberlo hecho bien… muy bien. Y de haber intentado… tantas cosas, mi amor.


Al fin de al cabo, mañana será otro día. 


Oh Susy ! Mi vida. ¿Te dije hoy te quiero?





Emotividad

Susy ya lleva unos días trabajando en el taxi en Zaragoza y está comprobando como la gente es maravillosa en todos los lugares del mundo. Eso es algo que yo ya le había comentado en su momento, pero me enorgullece grandiosamente que lo esté comprobando ella personalmente.

No voy a afirmar nada sobre el futuro; de momento ella está ahí, lo está intentando y eso es todo.

No todo es dulzura y amor… Ya hay gente que especula y opina demás sobre su honradez. Bromas atrevidas que molestan, que no se pueden tolerar por ejemplo que se ponga un Wonderbra en los pechos para alquilarse más fácilmente o destacar que la mujer donde mejor está es en casa planchando los calzoncillos del marido ect.

Han llegado a dudar de la solidez en nuestra relación, por tener ambos un pasado no muy afortunado sentimentalmente.

Incluso algunos osados se atrevieron a predecir que me dejaría en la calle a mí… sin embargo estos mismos que tanto hablan y tanto leen este blog son los que jamás se pronuncian de su vida personal y son esquiv@s en sus miradas.

Soy una persona capaz de mover el mundo por mi familia… ya imagino que os estáis dando cuenta que perdéis el tiempo con vuestras estupideces.

Mientras yo me hago el tonto, vosotr@s os ponéis contentos, pensando que os escucho.

Os dejo este vídeo que me ha hecho llorar…

El lugar mas bonito del mundo, siempre será a tu lado…

El lugar más bonito del mundo puede ser cualquier pueblo o cualquier ciudad, depende simplemente del estado emocional del individuo y de sus experiencias vividas…

Este atardecer después de una larga jornada de trabajo en el taxi… debía continuar, porque no siempre el trabajo es correspondido económicamente.

Susy está pasando unos días muy difíciles adaptándose a este trabajo tan duro como es el taxi. Y yo no estoy dispuesto a dejarle de mi mano ni un sólo instante. Un mismo lugar de trabajo y de encuentro, sistemas de navegación por GPS y una emisora radioeléctrica en continuo contacto es todo lo que puedo ofrecerle para ayudarla en todo lo posible.

También nuestras hijas están mas separadas de nosotros… incluso hemos tenido que recurrir unas horas a una cuidadora.

Estamos luchando como de costumbre… pero al menos tenemos la certeza que nuestra vida merece la pena vivirla por ellas.

Estas dos fotografías las hice este último atardecer mientras se disputaba un partido de fútbol. Por eso las hice con tranquilidad y con una refrescante brisa que me daba la vida.

En internet hay pocas fotos de La Puebla de Alfindén… Cópialas, difúndelas y haz con ellas lo que quieras. Son tuyas.

Leyenda árabe sobre la amistad y otro cuento…



Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto. En un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro.


El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:


– Hoy, mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro


Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde resolvieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomo un estilete escribió en una piedra:


– Hoy, mi mejor amigo me salvó la vida.


Intrigado, el amigo preguntó:


– ¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?


Sonriendo, el otro amigo respondió:


– Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargaran de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo.

Shara – EnamórameKomik video

Cierto día, dos hombres que se encontraron en la ruta caminaban junto hacia Salamis, la Ciudad de las Columnas. Al mediodía llegaron hasta un ancho río sin puente para cruzarlo. Debían nadar o buscar alguna otra ruta que desconocían.


Y se dijeron: “Nademos. Después de todo el río no es tan ancho”. Y se zambulleron y nadaron.


Y uno de los hombres, el que siempre supo de ríos y rutas de ríos, de pronto, en el medio de la corriente, comenzó a perderse y a ser arrastrado por las impetuosas aguas; mientras, el otro, que nunca antes había nadado, cruzó el río en línea recta y se detuvo sobre un banco. Entonces, viendo a su compañero luchando aún con la corriente, se arrojó otra vez al agua y lo trajo a salvo hasta la orilla.


Y el hombre que había sido arrastrado por la corriente dijo:


– ¿No habías dicho que no podías nadar?
– ¿Cómo es que cruzaste el río con tanta seguridad?


– Amigo -explicó el segundo hombre-, ¿ves este cinturón que me ciñe? Está lleno de monedas de oro que gané para mi esposa y mis hijos, todo un año de trabajo. Es el peso de este cinturón el que me condujo a través del río, hacia mi esposa y mis hijos. Y mi esposa y mis hijos estaban sobre mis hombros mientras yo nadaba.


Y los dos hombres continuaron su camino juntos hacia Salamis.

Imágenes

La vida son momentos, instantes e imágenes… Estas son las últimas imágenes que hicieron detenerme.

Hotel Hiberus, desde el interior… el guarda de seguridad me miró…


Parte trasera del Palacio de Congresos… Un cachito ;)

Verónica, mi hija de casi 25 años e Ivan.

Reloj solar, está situado en la Avd. Ranillas, su nombre “Helios Selene “

En el mostrador de la Cooperativa, unos sugus para tener buen sabor de boca… estan ahí, pero mi ojo lo captó.

“La vida te espera” eso es lo que se lee en la canastilla…

Arista arquitectónica del Hotel Reina Petronila.

Cruzando el puente del Tercer Milenio…

No tengo ni idea.., este singular edificio se encuentra en el barrio de la Almozara, junto a la Telecabina.

Salamanquesa en La Puebla de Alfindén. Parecía cómoda…

Salas de cine en el Centro Comercial Aragonia

Foto del carnet de familia numerosa… de hace cinco años. La calidad fotográfica es nula, la calidad humana… juzga por tí mism@


Hojas y ramas al atardecer… estaba pasando muy mal momento, vino Susy a mi encuentro. Foto para el recuerdo.

 En el bus de la Puebla a Zaragoza… No quise incomodar más a Susy y decidí buscarme la vida

 En la Cooperativa pasando nervios en el taller… hay que evitarla, por razones muy personales.

Detalles del reloj “Helios Selene” Mi tiempo está muy bien aprovechado…

El taxi de Susy, mi mujer… 


“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, ve a por él”