Frases

 

Los cerebros, como los corazones, van a donde son apreciados.

El inteligente no es aquel que lo sabe todo sino aquel que sabe utilizar lo poco que sabe.

Inteligencia: conócete, acéptate, supérate.

Aunque este universo poseo, nada poseo, pues no puedo conocer lo desconocido si me aferro a lo conocido.

La inteligencia y voluntad trabajan juntas contra el vicio.

Quien conoce a los demás posee inteligencia; quien se conoce a si mismo posee clarividencia. Quien vence a los demás posee fuerza; quien se vence a si mismo es fuerte.

Fracasar es la oportunidad de comenzar de nuevo con más inteligencia.

Ten cuidado de a quién llamas loco, la vida lo puede volver un genio para todos los demás en el mañana.

Inteligencia y belleza: gran rareza.

Nuestro conocimiento es una pequeña isla en el enorme océano del desconocimiento.

Los errores suelen ser el puente que media entre la inexperiencia y la sabiduría.

Un hombre de genio no se equivoca. Sus errores son los umbrales del descubrimiento.

No es cierto que la imitación sea el mayor halago. Es escuchar con atención.

Si un hombre se encuentra a sí mismo, posee una mansión en donde morará con dignidad todos los días de su vida.

La mayoría prefiere pagar por entretenerse que por instruirse.

Cuando se comprende que la condición humana es la imperfección del entendimiento, ya no resulta vergonzoso equivocarse, sino persistir en los errores.

A menudo, la principal ventaja de no abrir la boca es que nadie puede repetir lo que dijimos.

El conocimiento se adquiere por medio del estudio; la sabiduría, por medio de la observación.

No hay mayor señal de ignorancia que creer imposible lo inexplicable.

Por los defectos de los demás el sabio corrige los propios.

El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice.

Cuando se apunta a la Luna, el tonto se queda mirando al dedo.

La sonrisa es el idioma universal de los hombres inteligentes.

Los grandes espíritus siempre encontraron la violenta oposición de las mentes mediocres.

Un intelectual es un hombre que usa más palabras de las necesarias para decir más cosas de las que sabe.

Así como el hierro se oxida por falta de uso, así también la inactividad destruye el intelecto.

La inteligencia sin ambición es como un pájaro sin alas.

No es más fuerte la razón proque se diga a gritos.

La duda suele ser el principio de la sabiduría.

Se necesita un gran conocimiento sólo para darse cuenta de la enormidad de la propia ignorancia.

Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él

La ignorancia de muchos les da poder a pocos.

El arte de ser sabio es el arte de saber qué mirar de soslayo.

Si usted cree que algo está bien sólo porque todo el mundo lo cree, no está pensando.

Que alguien me diga qué hacer con dólares y sin imaginación: nada.

Todo el mundo se imagina distinto a como es. Si no fuera así, nadie tendría bastante paciencia para soportarse a sí mismo.

Aquel que está en la luz nunca comprende a los que están en la sombra.

Inteligente no es el que dice lo que piensa, es el que piensa lo que dice

Muchísimas personas sobreestiman lo que no son y subestiman lo que son.

El que parece sabio, entre los tontos, parece tonto entre los sabios.

Muchos hombres pasan por sabios gracias a la ignorancia de los demás.

Dejemos las conclusiones para los idiotas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s