Los grandes olvidados


Éste es mí homenaje al emigrante español
poco reconocido por el país que nació.

Dejase familia y amigos
partiendo con gran dolor
dé un país de posguerra
de hambre y desolación.

Salio llorando de ésta
más prieto el corazón
hacia tierra desconocida
a la voluntad de dios.
No conocía idioma
de la tierra qué llegase
por no conocer no conocía
ni el pueblo al qué llego.

Por presentación hambre
por referencia dolor
es todo lo qué llevaba
más partido el corazón.

A tocar tierra extraña
qué primero le repudio
tuvo que hacer trabajos
duros cómo el peor
llorando por lo dejado
en territorio español.

Pasaron meses más años
lejos de lo qué amo
sin saber poco o nada
del pueblo qué partió.
Cuántas navidades
lloró para sus adentros
recordando otras, pasadas en familia
llenas de gozo, y plenas de alegría.

Cómo cada septiembre
su pueblo en fiestas
doliéndole hasta el alma
con esté recuerdo en la lejanía
qué le parte el corazón
al igual qué espada fina.
Trabajando por cuatro perras
por techo y trozo pan
lejos de familia.

Cuántas veces vieren llorar
lágrimas de rabia mezcladas con lluvia
por no tener no tenía
ni conocidos para compartir penas.

Pasaron años si poder ver padres
hermanos, amigos ni esposa.
¿Qué sería de ellos cómo estarían?
Casi ni acordaba
perdían en su memoria.
Cuántos enterrados
en tierra extraña
sin volver a ver
a quienes dieren vida.

Olvidados cómo no nacidos
en madre patria
sólo queridos por la divisas
traídas para levantar España
y, dándola a conocer por dónde pasarán
jamás renunciando de dónde procedían.

Qué poco dio está
por lo sufrido en sus carnes
ni por el dictador de turno
menos aún por el demógrata
qué viniere después
nadie reconoció el sacrificio
del imigrante español.

Ya qué nadie os recuerda
yo, sí lo hare
en estás cuatro letras
de hijo, de emigrante
y, os llene el vacío
qué vuestra patria os niega.

Gracias emigrantes !Mil veces gracias!
Por levantar el país
que ahora os niega.


Visto en el blog de Victor AQUÍ

Hasta luego, Cazorla

Mañana salimos de madrugada de esta querida ciudad llamada Cazorla… este año por las buenas circunstancias hemos estado dos veces con nuestra familia.

Hemos pasado unos días maravillosos, la boda de nuestros sobrinos estuvo genial… la mejor que yo he conocido. Desde la misa rociera que nos hizo emocionarnos a todos hasta la perfecta organización en todos los sentidos.

los novios con una vitalidad envidiable y un status social estable nos hicieron compartir un derroche de energía positiva que jamás olvidaremos…

Susy feliz con su familia, realizando sueños y placeres… ahora mismo sin ir más lejos a las 22.40 de la noche esta dándose un refrescante baño en la piscina del hotel.

Nunca Andalucía estuvo tan cerca para nosotros… buenas carreteras y cada vez más conocidas sobre todo por Madrid y la M-50 que ni nos enteramos del estar bordeando la capital. A eso añadimos que nos turnamos uno y el otro cuando nos cansamos.

En fin, dentro de unas horas partimos dirección a Asturias… con mucha felicidad y con un mes de Agosto irrepetible en conocer, disfrutar y vivir…


Impresionante Rolls Roice traído expresamente desde Sevilla…




En la entrada de la iglesia, el grupo rociero Agüita nos hicieron emocionarnos a muchos… (no esperaba encontrar al grupo exacto, con la canción en You Tube)




Melodía inicial del Baile en el “Hotel Coto Del Valle” donde se celebró todo el evento:


FELICIDADES, Luis y Laura !!!!!!

La vida es bella…

tumblr_

Medio país del Barcelona, medio del Madrid. Muchas personas en contra de la visita del Papa, otros a favor… policías acordonando plazas y de vez en cuando repartiendo palos…

Desgracias y desgraciados por todas partes en un ambiente cada vez más enrarecido, donde muchos han perdido la vergüenza por la pasta gansa no importa cómo… a toque de corneta con la cara bien alta, partidos políticos ilegales moralmente, gobernando y riéndose de todos.

Y mientras la cifra de parados cada vez más alta…

Noches como la de hoy, me dan verdadero temor… eufória e ignorancia unidas.

Me importa un comino que seas de Barcelona o del Madrid. Me da igual que seas creyente o laico, lo que realmente me importa es que no seas un hijo de puta con los demás…

Entérate bien necio.

Dentro de un rato, salimos de viaje hacia Andalucía… tranquilamente con nuestras hijas y nuestro perrín. Puede parecerte poco interesante o nada, pero ese es tu problema y éste mi blog…

Espero que disfrutes de la película…

Cansinos virtuales…

Sí, reconozcámoslo, hay gente muy pesada. En el mundo virtual también hacen sus pinitos. Y es que los hay que disfrutan poniendo a prueba la capacidad de aguante, la loable arte de la paciencia y el autocontrol del personal. A todos ellos, queridos cansinos, va dedicado este post.

¿Qué es y cómo identificar a un cansino virtual? Definamos por cansino virtual aquel ser que ha hecho de las redes sociales su fortín y que te persigue, te acosa, te atormenta con todas las herramientas que los señores Facebook, Twitter, Tuenti y demás han puesto a su fatídica disposición.

Hay muchos y muy variados tipos, y como rasgo común tenemos que decir que son pesados y muy peligrosos. Aquí hemos identificado a los más característicos pero no bajéis la guardia, porque se reproducen como conejos. En estos momentos seguro que están desarrollando nuevas formas de dar el coñazo.

– Pienso, luego insisto. Este es el lema de uno de los tipos más comunes de cansino ciberespacial. Su madre le grabó a fuego la frase “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe”, por lo que su objetivo es, a base de insistir, lograr quebrar tu pasotismo y conseguir que le hagas caso. Normalmente, lo que acaba rompiendo es tu paciencia y acaba en bronca. Pero este cansino vuelve, su ventanita siempre estará parpadeando en el chat… Eso sí, gracias a él vas a hacer tus pinitos en el nivel avanzado del Social Media, aprendiendo a bloquear perfiles, a hacer listas para conseguir que determinados amigos no vean tus publicaciones, a sacar a gente del chat… Si te conviertes en un gurú, dale las gracias (pero mejor mentalmente ¡que si no se pone muy pesado!).

– AK-47 versión chat. A ver si os suena esta situación: tenéis Facebook, Gtalk o Messenger abierto pero estáis en otra ventana, haciendo cualquier cosa y, de repente, en un momento, empiezan a salir tantas lucecitas y ruidos de tu ordenador que no sabes si estás en tu habitación o te acaban de teletransportar al Vietnam de Apocalypse Now. El cansino virtual en cuestión te acaba de mandar, en un momento, 25 mensajes al chat. Si no contestas, te va a mandar otros 25 más. Tienes tanto miedito que mides cada movimiento, ¿le contesto? ¿no le contesto? ¿hago como si me hubiera ido? Te va a dar igual. Ha desarrollado esa cansina habilidad para mantener conversaciones él solito, sin necesidad de que tú le escribas algo más que “ahhhh”, “jajaja” o “pues vaya”.

– El hiperactivo. Este ser parece que tiene una vida tan apasionante que no la puede comprimir en menos de 20 actualizaciones de estado al día. Si va a por el pan, lo cuenta. Si va a comer, lo cuenta. Si se va a echar la siesta del carnero antes de comer mientras tú estas trabajando, lo cuenta también. Incluso cuenta otra serie de cosas que el mundo agradecería que se guardara para su intimidad y que a ti te hacen acordarte del día en que aceptaste su solicitud de amistad. Sí, es verdad, aparece más en tu Facebook que tú.

– El eventero poco eventual. El “eventero” no es una marca de quesos sino otro tipo de petardo digital. Parece que su máxima aspiración en esta vida es colarse en tu agenda y alterar tu preciada monotonía, esa que tienes programada con tus amigos de toda la vida y con tu familia y que quieres que siga así por mucho tiempo. Pues no, porque ahí está nuestro amigo, el talibán de las redes sociales, aliado con la dichosa pestañita “Eventos” para invitarte a salvar líquenes en Groenlandia, a ganar dos entradas para un festival de canto gregoriano en Chipre o a dar clases de bachata aunque sea bien consciente de tu incapacidad rítmica (“¡éste ya me lo ha mandado a mala leche!”, piensas). El día que no te invita a un evento te preocupas, ¿qué le habrá pasado? ¿habrá cogido ya la indirecta? Sabes que no es así, y sabes que volverá. Terminator a su lado, un aficionado.

En fin… paciencia. No hay otra ciencia.

Visto en la RED AQUI

Ciudad sin sueño (1929-1930)

Nocturno de Brooklyn Bridge

No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas.
Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan
y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas
al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Hay un muerto en el cementerio más lejano
que se queja tres años
porque tiene un paisaje seco en la rodilla;
y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto
que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase.
No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda
o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas.
Pero no hay olvido, ni sueño:
carne viva. Los besos atan las bocas
en una maraña de venas recientes
y al que le duele su dolor le dolerá sin descanso
y al que teme la muerte la llevará sobre sus hombros.
Un día
los caballos vivirán en las tabernas
y las hormigas furiosas
atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas.
Otro día
veremos la resurrección de las mariposas disecadas
y aún andando por un paisaje de esponjas grises y barcos mudos
veremos brillar nuestro anillo y manar rosas de nuestra lengua.
¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta!
A los que guardan todavía huellas de zarpa y aguacero,
a aquel muchacho que llora porque no sabe la invención del puente
o a aquel muerto que ya no tiene más que la cabeza y un zapato,
hay que llevarlos al muro donde iguanas y sierpes esperan,
donde espera la dentadura del oso,
donde espera la mano momificada del niño
y la piel del camello se eriza con un violento escalofrío azul.
No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie.
No duerme nadie.
Pero si alguien cierra los ojos,
¡azotadlo, hijos míos, azotadlo!
Haya un panorama de ojos abiertos
y amargas llagas encendidas.
No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie.
Ya lo he dicho.
No duerme nadie.
Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes,
abrid los escotillones para que vea bajo la luna
las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros.

Federico García Lorca

New York city portrait, HD time lapse, April 2006, music by Moby from Max Moos on Vimeo.

El último deseo de Kevin McClain

 

 

 

Una de las imágenes más emotivas que he visto nunca. En realidad, es innecesario plasmar con palabras el sentimiento que transmite. Basta con observar fijamente la imagen y escuchar atentamente a nuestro interior. Sólo así podemos interpretar situaciones con un trasfondo tan auténtico y conmovedor.

Kevin, un indigente de 54 años, compartió sus últimos años de vida con Yurtie, una perrita que le hizo compañía y satisfizo sus necesidades emocionales. Tras serle diagnosticado un cáncer de pulmón en fase terminalperdió el contacto con Yurtie porque, por norma general, los animales no pueden entrar en los centros sanitarios. Los largos periodos que estuvo en el hospital le impidieron cuidar de su fiel amiga, motivo por el cual fue dada en adopción a una familia que le ofrecía más estabilidad.

Su último ingreso hospitalario se produjo tras acudir a urgencias en ambulancia porque sus síntomas empeoraron. Durante el trayecto le comunicó a Jan Erceg, el paramédico que le atendió, que tuvo una perra yquería verla por última vez. Tras decirle su nombre y describirla físicamente, Erceg recordó que en el refugio de animales donde trabajó como voluntario había una perra de esas características. Indagó y descubrió que, efectivamente, se trataba de Yurtie.

Hizo todo lo posible para que Kevin pudiera reunirse de nuevo con Yurtie y así fue. El hospital permitió el reencuentro y, según el propio Erceg, la perrita reconoció a Kevin desde el primer momento y mostró muchísima alegría cuando le vio. Kevin vivió el momento con intensa emoción y disfrutó de su compañía hasta que cerró los ojos para siempre.

Nunca estuvo solo. Vivió en la calle, aparentemente desamparado, pero Yurtie le ofreció la posibilidad de experimentar lo más importante para conformar la felicidad de cualquier ser humano: amar y ser amado.

Descansa en paz, amigo.

Fuente | huffingtonpost
Imagen | kcrg (Fotógrafo: Randy Dircks)