La intuición y el hielo

-Buenos días, me lleve a la Estación del Ave.

-Muy bien, vamos para allí.

-“Esta calle me trae muchos recuerdos” me dijo la clienta que acababa de subir hacía medio minuto.

-¿A que se refiere?, le contesté yo, aunque por su mirada adiviné que se trataba de otra persona. No me gusta ser demasiado directo, y como llegábamos al auditorio, le pregunté:

-¿Le gustan los conciertos que dan aquí?

-No no, me contestó.
Los siguientes segundos fueron de hielo, hasta que por fin despertó del hipnotismo…

-Mi ex novio vivía aquí, en Violante de Hungría, junto al mercadillo.

No sé porqué a veces se preguntan cosas que no importan en absoluto, es como meterse en un laberinto peligroso por la cara. Yo le llamo la parte desconocida de cada uno de nosotros.

Le pregunté:

-No funcionó algo ¿No?

-Me engañó con otra, pero no le guardo rencor.

-Entonces le quisiste mucho. No sé porqué esta vez la tuteé.

-Quizás le quiero. Quizás.¿Sabes? Se incorporó abrazando el asiento delantero del copiloto.
Ya habíamos roto el hielo y empezaba a derretirse demasiado deprisa…

-Cosas que pasan, le contesté casi con miedo, por haber rebasado la primera barrera.

-Estoy de paso por Zaragoza, y me siento sola con tantos recuerdos… estoy como confundida.

-El tiempo es el que pone las cosas en su sitio, acerté a contestarle. Pensé que mas que confundida estaba enferma. Me dí cuenta que debía retroceder el proceso (del hielo y todo eso), que yo había empezado torpemente.

-Sí pero ahora, estoy en tu taxi hablando contigo y compartiendo mi tiempo. Si te apetece un café, me sobra tiempo hasta que llegué mi tren.

Me sentí ahogado y pensé que hay barreras que uno no debe de pasar y menos cuando se está trabajando. Debía salir de aquella situación urgentemente.

Miré mi reloj adrede, casi al mismo tiempo que llegábamos a la Estación Intermodal.

-Tengo que ir a buscar a mi esposa, lo siento. De verdad que lo siento mucho.

-Como quieras, pero si cambias de opinión voy a sentarme diez minutos en la cafetería.

Poco después, mi taxi, se deslizaba suavemente por el Puente del Milenio, dirección a Gómez de Avellaneda 55, donde está la parada de taxis.

No me gusta mentir, pero menos, tomar un café con alguién que intuí enfermiza, y deseosa de obedecer a su corazón, contrariada con sus declaraciones.
Peligrosa.

goth separador Pictures, Images and Photos

El más perdido horizonte…

Quiero dejar pasar este día que no me aportó demasiadas cosas positivas… quiero dejarme abrazar por las sábanas de la nostalgia de mi amor… no quiero pensar y no por ello lo consigo…

Un peruano me abrazó en la estación, nos deseamos suerte. Después de once años en España, marchaba de vacaciones casi por última vez. Inminente regreso a su tierra, su hogar y sus hijos. Vino con ilusiones y triunfó. Pero con las cosas tan mal, su principal meta no la consiguió… sería él, el que de nuevo volviese a Perú.

Una asamblea de taxis desierta, penosa. A pesar que el presidente, Luis Miguel de Torres, después de todo, no lo hizo mal… no se le puede reprochar nada.

En un colectivo que no le interesa nada sufrir unas pérdidas recaudatorias en torno a un 60% desde el pasado año. ¿Que se puede esperar?

Nada.

Llego a casa empachado de procesiones en medio de unas innecesarias obras del tranvía, con sueño y cansado. Leo el último post de Chica T… los mismos problemas con las obras, los políticos y la drástica situación laboral.

Días, semanas y meses… así seguimos. ¿Hasta cuando? esa es la misma pregunta que repetimos todos, una y otra vez.

goth separador Pictures, Images and Photos