Si una espina me hiere

¡Si una espina me hiere, me aparto de la espina,
…pero no la aborrezco! Cuando la mezquindad
envidiosa en mí clava los dardos de su inquina,
esquívase en silencio mi planta, y se encamina,
hacia más puro ambiente de amor y caridad.

¿Rencores? ¡De qué sirven! ¡Qué logran los rencores!
Ni restañan heridas, ni corrigen el mal.
Mi rosal tiene apenas tiempo para dar flores,
y no prodiga savias en pinchos punzadores:
si pasa mi enemigo cerca de mi rosal,

se llevará las rosas de más sutil esencia;
y si notare en ellas algún rojo vivaz,
¡será el de aquella sangre que su malevolencia
de ayer, vertió, al herirme con encono y violencia,
y que el rosal devuelve, trocada en flor de paz!

" El buen olvido "

Certeza tengo que el olvido es bueno para el ser humano, porque lo protege del martirio de la realidad y la monotonía aborrecible.
Nuestra mente se encarga de administrar lo que es necesario olvidar definitivamente y lo que pasa a los archivos mentales que yo llamo cinemátográficos que seguramente volverán a tu mente a lo largo de los años, cuando vuelvas a pasear por aquella playa, en aquel lugar que olvidaste por completo y vuelves a recordar de nuevo al llamarte la atención las mismas sensaciones abstractas, como la luz, el aroma y sabor de aquella mezcla de colores y de vida sonora.

A veces cuando visitamos por primera vez una ciudad, tenemos la sensación de haber estado alguna vez allí, en otra circunstancia, me atrevería casi a decir en otra vida. Entonces me cuestiono la reencarnación y me entra una incertidumbre que acabo olvidando.

Parece que nos aferramos a nuestro presente, nuestra felicidad o bienestar. Pensamos que seríamos incapaces de vivir con otras personas u otros lugares, cuando la realidad es que sí se es capaz de olvidar una vida y adaptarse a otro entorno y a otras personas.

Olvidar o no recordar para no enloquecer.
Dormir para reponerse o descansar y seguir olvidando.

Recuerdo aquella frase que decía: “aprender mucho es para olvidar más y olvidar mucho es para aprender menos… Cuanto más olvido menos sé: ¿Para qué aprender y seguir sufriendo?”

Aprender a olvidar es aprender a ser un poco más feliz.

Durante el fin de semana de cuatro días de descanso u olvido taxial, estoy aprendiendo a ser más feliz con mis amigos, con su presencia y compartiendo el presente, que al final es lo único que importa realmente.

Al menos para mí.


¿Por qué?

Si no estás contento de ti,
¿quién lo estará?

Si no sientes orgullo por lo que haces,
¿quién lo sentirá?

Si no tienes respeto por tus acciones,
¿quién lo tendrá?

Si no sientes admiración por lo que emprendes,
¿quién la sentirá?

Si no das crédito a tus decisiones,
¿quién se fijará en ellas?

Si eres capaz de engañarte a ti mismo,
¿a quién no engañarás?

Si aún no has aprendido el verbo comprender,
¿cómo pretendes conjugar el verbo amar?

Si pones hiel en las más puras emociones,
¿por qué te quejas de llevar una vida amarga?

Si destruyes todos los caminos que te traen afecto,
¿por qué lamentas la sociedad en que vives?

Si oscilas entre el pasado y el futuro,
¿cómo puedes disfrutar el presente?

Si no te dispones a perdonar las faltas ajenas,
¿con qué derecho esperas perdón para las tuyas?

Si nunca te decides a partir,
¿por qué ansías tanto llegar?

¿Por qué?

Primer torneo de futbol de taxistas de España


Extraído de la web de mis compañeros: LA COPETA

“El próximo mes de Julio ( días 6 y 7 ) se va a celebrar en Gijón el “Primer Torneo de Futbol de Taxistas de España” al cuál hemos sido invitados.

Estamos preparando un viaje para los que estén interesados en participar en dicho torneo.La intención es salir de las instalaciones de Cooperativa el día 5 de Julio y regresar el día 9.En los próximos días celebraremos una reunión para dar más datos y comprobar si hay suficientes interesados para seguir adelante.Sólo pueden jugar taxistas y necesitamos entre 15 y 18 como máximo para participar.Hace falta seriedad para organizar éste viaje y quién se apunte tiene que comprometerse ya.Estad atentos en los próximos días para seguir informandoos.”

El ojo

“Un día dijo el Ojo:

-Más allá de estos valles veo una montaña envuelta en azul velo de niebla. ¿No es hermosa?

El Oído oyó esto, y tras escuchar atentamente otro rato, dijo:

-Pero; ¿dónde está esa montaña? No la oigo… Luego, la Mano habló, y dijo:

-En vano trato de sentirla o tocarla; no encuentro ninguna montaña.

Y la Nariz dijo:

-No hay ninguna montaña por aquí; no la huelo.

Luego, el Ojo se volvió hacia el otro lado, y los demás sentidos empezaron a murmurar de la extraña alucinación del Ojo. Y decían entre sí: ” ¡Algo debe de andar mal en el Ojo!”

Gibran Khalil.

Tomado del libro “El Loco”

El taxi se "enchufa" al wifi.


¿Quién es? Nació en Valencia en 1964 aunque se siente muy de Ayora. Fue comercial, distribuidor de productos farmacéuticos, electricista y montador. En 2004 compró una licencia de taxi y hasta hoy.
Salvador Rabasa siempre se podrá jactar de ser de los pioneros taxistas que ponen a disposición de sus clientes una conexión wifi. Cree que en el plazo de unos años todos lo llevarán como le pasó ya con el GPS. «En 2004 cuando empezaba en esto, algunos taxistas se sorprendían de verme con el GPS en el coche… ahora lo llevan todos», dice este vecino de Ayora que vaticina que eso del wifi en los taxis será mínimo común múltiplo en cuestión de meses, pocos años. «El taxi es un gremio estancado y esto hay que cambiarlo», comenta sobre los males que atacan a la profesión.
El pasado mes de octubre fue cuando Rabasa decidió dar el salto a la conexión de su vehículo, de distinguirse del resto. Es un producto que ofrece a sus clientes y que ha sabido publicitar. Para empezar se hizo él mismo (bueno con la ayuda estética de su mujer «que tiene mejor gusto que yo») unas pegatinas que informan de que ese taxi es especial. Además, en el cabezal del acompañante ha colocado una pantalla plana para que el cliente vea todos los servicios que su avanzado vehículo puede ofrecerle y lo decora con fotos de los lugares emblemáticos de la ciudad.
También acepta todo tipo de tarjetas de crédito para el pago de las carreras lo que cree que le puede permitir llegar a un tipo de cliente que tiene en el taxi un arma de uso diario: «Creo que el servicio es bueno para hombres de negocios que saben que en mi taxi pueden adelantar faena con el ordenador o la blackberry o el i-phone». Y, por cierto, él mismo se ha encargado de que en Google sea muy sencillo localizarle simplemente metiendo las palabras taxi-wifi-valencia.
Y también destaca que es capaz de entenderse en inglés con el cliente, aspecto que según él tiende a extenderse en el sector al haber cada vez «más conductores jóvenes».
Rabasa se considera un «manitas» ya que antes de ser taxista se dedicó a hacer montajes de feria y tocaba todos los palos. Como le gusta la informática pensó que lo de instalar un wifi en su coche era pan comido. «Sólo hizo falta una tarjeta de internet móvil, un móden y un ruter… es muy sencillo», sentencia mientras saca un pequeño ordenador portátil que siempre lleva en el coche.
Lleva cinco meses con su propuesta y se muestra muy satisfecho del servicio que ofrece: «A veces ya ves como la gente que se sube al taxi directamente se conecta porque sabe que lo puede hacer». Y eso que ahora lo controla más al tener que dar la clave de acceso al usuario porque hasta hace era libre. Aunque esto tenía sus peguillas: «Cuando llegaba a una parada los otros taxistas se conectaban a mi wifi».
Los 45 euros que se gasta al mes pagando la conexión a internet, de un ancho de banda más que aceptable, considera que son «una buena inversión».

Diario “Las Provincias”

P.D.
Si quieres ver una web curiosa sobre ésta clase de artilugios… Clica >> AQUÍ
goth separador Pictures, Images and Photos