El otoño me ataca las neuronas


Repentinamente, me despierto tras un minuto de sueño con los ojos abiertos en un semáforo, me doy cuenta que aquellos compañeros han desaparecido casi todos.

Recuerdo a la flota de “compañeros allegados” de aquellos años… y ya no estan “en activo” casi ninguno. Los pocos que quedamos nos separamos y no volvimos a repetir aquellas primeras vivencias que tuvimos en su momento y aquello se acabó.

Compartimos sesión de cine con nuestras novias… hoy ni están las novias, ni están aquellos salones de cine e incluso las películas se quedaron ridículas. Ni las cenas compartidas, con el mismo tema de siempre. El taxi.

Los números siguen siendo los mismos que eran, siguen plasmaditos en las puertas de los nuevos y blanquísimos taxis. Pero ellos no son los mismos; son más actuales y más vitales lógicamente.

¡¡ Han transferido licencias tantos !! El Ayuntamiento propone y dispone de SUS numeritos y los aumenta o retira a su antojo a pesar de que algunos hablan como propiedades…(Que nos lo digan a los más de mil taxistas en la “famosa asamblea”, al final se hizo lo que el AYUNTAMIENTO quiso en contra de todos) Eso no importa demasiado ahora, pues estamos de paso -¿sabes?

El taxi aquel que pasó del padre al hijo o a la hija; se produjo el relevo y todo está igual, contradictoriamente todo a cambiado también.

Nos cuesta creer a veces la edad que tenemos por nuestro comportamiento, queremos seguir como siempre y eso no es así. A veces los cambios son para mejor, aún cambiado de rutinas.

La línea del final de una historia o una profesión es muy personal y nadie la entiende mas que el propio interesado.

Mi hábito de caminar por el mismo parque que hace veinte años, me recuerda que en tardes de otoño como la de ayer, donde sólo se oyen mis pisadas entre las hojas ya secas y los kioscos que ya empiezan a cerrarse casi definitivamente, después de dar los últimos coletazos por las Fiestas del Pilar, anuncian que todo sigue igual.

Realmente somos como las hojas de temporada, así que déjate llevar por el viento, todo lo más suavemente posible, puesto que el árbol que te sujeta, seguirá en pie muchos años más, dando nuevas hojas, nuevas historias…

” Quien habla mal de mí a mis espaldas mi trasero contempla”

" Tu manitas…"


Si alguna vez hiciste alguna reforma en tu hogar y te sentiste defraudado por los resultados y lo carísimo que al final te resultó “la broma” o que incluso tuviste que soportar la mala educación de unos operarios incompetentes, quizás eso ya no te vuelva a ocurrir si antes consultas en la red una estupenda página Web llamada: “Tu manitas”, una página donde las empresas de los diferentes gremios pujan para realizar tu proyecto.

Además, no solamente esto, sino que podrás consultar los comentarios de otros usuarios y ver las fotos finales de las reformas realizadas por diferentes compañías o empresas, es decir: puedes elegir el que mejor se adapte a tu presupuesto y te podrás ahorrar hasta el 50%

¿Lo quieres ver?

Pulsa AQUÍ

¿ Qué cara quieres que te ponga hoy ?

Soy un servicio público y me encanta serlo, pero no me gustan los agobios… sí, ya sé que lo digo muchas veces, pero es que soy muy repetitivo conmigo mismo y ésto que lees es un blog de pensamientos y sentimientos y mis principios los repito mentalmente una y otra vez.

Cuando me hacen alguna “pirula” en el asfalto, siempre me digo: “Tranquilo chico, cuenta hasta cien y luego ya veremos…” o cuando algun maleducad@ no saluda al entrar ni dice ná, intento poner una sonrisa profidén y brillante, aunque se me note siempre el teatrillo y tal…

No soy Jose en el taxi, soy el taxista número tal, además sé la imagen que tienen muchos, de los “pesetos” y a veces con razón.
Soy una pieza más del motor y tengo la cara que más se aproxime a la tuya, por aquello del efecto boomerang. El motor se cambia alguna vez, ¿no? jejeje!!. Mi cara también.

Hoy he olvidado la fiebre de ayer y no debo de pensar en la cuota de la Seguridad Social que viene mañana, ni tampoco en la hipoteca. Debo de ser de cartón “fassión” para usted o para tí, según te vea venir.

El cliente lo merece por supuesto y yo vivo de él, aunque tal vez estés pensando en la excepción, en la oveja negra, el “tocagüevos”…

Pero en su mayor parte, la gente es buena y eso me llena.

Todavía.

¿Tengo derecho a enfermar?

Ayer noche me tuve que dar la vuelta y regresar a casa; las tiriteras se apoderaban de mí. He estado toda la noche sin parar de ir al baño y hasta vomité. Tengo una gastroenteritis como una casa.

Ésta mañana me desperté sin fiebre pero no podía ni ponerme casi en pie, me mareo como una peonza. A lo largo de la mañana he seguido igual, sólo que poco a poco me va subiendo la fiebre y se hace insoportable cualquier cosa que no sea estar en la cama, y tampoco estoy muy bien así…

Tengo la impresión de no tener derecho a enfermar cuando pienso en la responsabilidad que tengo como padre de familia y ante los pagos como autónomo.

Ésta es la verdadera realidad del taxista, me pregunto yo dónde está la libertad del autónomo y las ganancias que muchos “vomitan hacia el sector”.

No me desgasto más porque, además no puedo permitirmelo.

Un abrazo, para la gente de buena voluntad…
P. D.

Aquí os dejo éste interesante video que… Ojalá no tengamos que sufrir nunca la gripe A

Para reflexionar…



“Cuando las personas se encuentran con dificultades en su relación , tienden a culpar a su pareja. Ven claramente cuál es el cambio que necesita hacer el otro para que la relación funcione, pero les es muy difícil ver que es lo que ellas hacen para generar los problemas.
Es muy común preguntarle a una persona en una sesión de pareja:
-¿Qué te pasa?
Y que conteste:
-Lo que no pasa es que él no entiende.
Y yo insisto:
-¿Qué te pasa a tí?
Y vuelve a contestar:
-Es que no me pone como prioridad.
Y yo sigo:
-¿Pero que sientes tú? ¿Qué te pasa a tí?
Y es muy difícil que la persona hable de lo que le está pasando, de lo que está necesitando o sintiendo. Todos quieren siempre hablar del otro.
Es muy diferente enfrentarse a los conflictos que surgen en una relación con la actitud de reflexionar sobre “qué me pasa a mí” que enfrentarse a ellos con enfado, pensando que el problema es que estoy con la persona inadecuada.
Muchas parejas terminan separándose porque creen que con otro sería distinto y, por supuesto, después se encuentran en situaciones similares en las que lo único que ha cambiado es el interlocutor.
[…]
No podemos concebir una relación íntima sin conflictos
[…]
La pareja ideal es una idea de ficción y la realidad es muy diferente
[…]
Sufrir porque las cosas no son como yo me las había imaginado no sólo es inútil sino que además es infantil.
Ejemplos:

  • No quería que ella supiese que él había sido capaz de fisgonear en la vida de otro. seguramente lo reprobaría, se enfadaría con él y despreciaría toda la utilidad del contenido de la carta.

Pero ¿Qué me pasa a mí?
En realidad soy yo el que lo reprueba.
Estar en pareja ayuda a nuestro crecimiento personal, a ser mejores personas, a conocernos más. La relación suma, por eso vale la PENA (Es decir, vale pensar por ella).
Vale el sufrimiento que genera, vale el dolor con el que tendremos que enfrentarnos
En vez de buscar refugio en una relación podríamos aceptar su poder de despertarnos en aquellas zonas en que estamos dormidos y donde evitamos el contacto desnudo y directo con la vida: la virtud de ponernos en movimiento hacia delante,
monstrándonos con claridad en que aspecto debemos crecer

  • Cristina tardaba demasiado.

“Lo hace a propósito” Pensó Roberto. Se está haciendo la interesante.
Empezó a irritarse:
“La madre que la parió. Yo vengo de buen rollo y ella…”
Se interrumpió:
-¿Qué me pasa A MI?
-¿Porqué me irrita tanto estar esperándola? ¿Porqué me irrita tanto esperar? También me irrita esperar otras cosas.
Recordó al mercader de El Principito que vendía pastillas para no tener que beber agua. Uno podría ahorrar hasta 20 mins en una semana, según promocionaba el mercader. “Si yo tuviera veinte minutos libres, los usaría para caminar hacia una fuente”
-¿Qué haría yo si tuviese 20 minutos?
Sería buena inversión esperar el encuentro con la persona amada.
La voz de Cristina le interrumpió:
-Aquí estoy
Hola.
Como siempre llegas tarde- Se justificó ella- me puse a hacer otras cosas y, entonces, como has llegado temprano, no estaba lista.
Roberto ya sabía como seguía esa discusión:
Yo no he llegado temprano, he llegado a la hora
Para tí llegar a la hora es llegar temprano.
-¿Encima de que he tenido que esperar más de media hora me quieres echar la culpa a mí?
-Mira Roberto, por todas las veces que te he escuchado yo podrías esperar por una vez y callar esa boquita.
-Yo no he empezado, has empezado tu cuando has querido acusarme de que tu tardanza se debía a que yo llegaba tarde.
[…]
Esta vez no, esta vez era diferente.
-“Tranquila, está todo bien”
-No seas sarcástico.
-No lo estoy siendo.
[…]
Podemos mirarnos las manos, los pies y el ombligo. sin embargo hay partes de nosotros que nunca nos hemos visto directamente, como nuestro rostro, tan importante e identificatorio que cuesta creer que nunca lo podremos percibir con nuestros propios ojos.
Para conocer esas partes necesitamos un espejo.
Del mismo modo en nuestra personalidad, en nuestra manera de ser hay aspectos ocultos a nuestra percepción. Para verlos necesitamos también un espejo, y el único espejo donde podemos llegar a vernos es en el otro. La mirada del otro muestra lo que mis ojos no pueden ver.
Así como sucede en la realidad física, la precisión de lo reflejado depende e la calidad del espejo y de la distancia desde donde se mire. Cuando más cerca esté, para mirar mi imagen reflejada, más clara será mi percepción de mi mismo.
El mejor, el más preciso y cruel de los espejos es la relación de pareja: Es el único vínculo en el que pueden reflejarse de cerca mis peores y mis mejores aspectos.
Si te muestro permanentemente tus errores, si vivo para mostrarte como deberías haber actuado, si me ocupo de señalarte la forma en que se hacen las cosas, quizá consiga que te sientas como un idiota, que te vayas de mi lado o que me odies.
Si en verdad quiero ser escuchado debo aprender a hablarte de mi, de lo que yo necesito y, en todo caso de lo que me pasa con las actitudes que tu tienes.
Hay que utilizar los conflictos para ver que me pasa a mi y para hablar de ello.
¿Qué hago yo para que la situación se de como se está dando? Esto NO quiere decir que sea el único rsponsable, sino que le ayuda a revisar sus actitudes.
Aquel de los dos que se quede estancado en que el otro es el culpable y se sienta víctima de las circustancias no evolucionará, se quedará estancado y frenará la evolución de la pareja.

  • Si ella necesita que él se ocupe de determinadas tareas de la casa, puede negociar con él para ver que hace cada uno y llegar a un acuerdo o demostrarle que es egoista. De esta última manera no llegará a ninguna parte.

Cuando algo me molesta del otro, casi siempre significa que en realidad me molesta de mi.
Si yo creo que no le importo, ¿No sucederá que es ella la que no me importa a mí y creo la situación para echarle la culpa al otro?

  • Te fuiste y no me dijiste nada ¿Tengo yo que pedirte ser más importante que un estúpido almuerzo?

¿Tengo yo que adivinar lo que tu necesitas para que te des cuenta de que eres importante para mí?
No seas así, No lo arruines todo por una gilipollez
Podía haber salvado a la pareja y había decidido no hacerlo
Los dolores que no pudimos expresar en nuestra infancia los cargamos como una mochila y se expresan en nuestras reacciones antes de que nos demos cuenta, de modo que nos encontramos allí antes de poder pensar.
Cuando vivimos en una relación , los enfados y dolores no resueltos en el pasado los plasmamos en el presente con el otro a través de nuestras reacciones.
No ocurre al principio, sino a medida que nos vamos sintiendo verdaderamente unidos al otro.
Hasta que no me ocupe de ese niño herido tenemos la sensación de no estar nunca en el presente. Siempre estamos reaccionando por cosas que nos pasaron hace muchos años.
No es posible descubrir algunas de estas heridas en soledad.
Hay personas que pueden ser brillantes como adultos y otras que actúan como niños, pero cuando se retiran a la intimidad de sus relaciones más comprometidas unos no son más que niños que reaccionan ante la falta de cariño, atención o reconocimiento y otros, en cambio, se comportan como adultos.
Ahora era Cristina, pero antes habían sido Marta y antes Carolina: Les exigía una disponibilidad difícil de satisfacer que terminaba por espantarlos.
Las cosas pasan como pasan y no como uno decide que pasen. Hay que aceptar las cosas como son y darse cuenta de que el objetivo es salvar la relación.”
Jorge Bucay

Navegando con identidad propia…

Cambié la dirección del blog ayer tarde y me consta que de las cien visitas aproximádamente que tenía al día, quizás ahora no llegue ni a la mitad. Pero eso no me importa demasiado.

No tengo prisa en ese aspecto. Pero he de reconocer que me da un poco de pena pensar en que en Google introducía palabras como TAXI, ZARAGOZA, RADIO TAXI o muchísimas otras y enseguida salía éste blog. Como digo costará muchos meses volver a ello.

Nunca he participado en ningún concurso sobre blogs, ni tampoco me he dado a conocer públicamente en ningún evento de blogeros, de esos que se preparan en mi ciudad. Tampoco me he inscrito en páginas de buscadores populares, esos que son tan famosos y que te aportan mayor número de visitas.

No suelo jamás meterme en política, porque entre otras cosas no entiendo. Pero sí sé lo que me perjudica en mi entorno, como ciudadano.

Éste blog como digo lo creé porque pensé que era una bonita forma de expresar mis sentimientos y que éstos quedasen en el mejor recordatorio. Por mí y por mi familia.

A nadie le amarga un dulce y es bonito observar como poco a poco la bola de la información que se añade, se va haciendo más grande e incluso sin despotricar contra nadie se puede tener un buen blog, sin ninguna pretensión.

El otro día leí en la red la cantidad de bocazas que hay en los blogs, decían que no se entendía, que sin haber ningun premio al más faltoso,la gente se pone a caer de un burro…

Cuando creé “molamasla42”, no pensé en ninguna reacción adversa de nadie. Éste nick lo creé en una tarde de probatinas; pude haber puesto “megustalacocacola”. Pero dió la casualidad que la emisora de Radio Taxi Zaragoza, es a la que un servidor pertenece siendo un socio más de la entidad.
Es verdad que a mí me “mola” más ésta emisora que las otras. Pero las razones, no las voy a mencionar.

Lo cierto es que en Zaragoza hay tres emisoras y son las tres a cual mejores: Radio Taxi Cooperativa, Radio taxi Aragón y Radio Taxi Zaragoza. Por eso, no me parecía demasiado correcto decir que una “molamás que otra”.

En una visita reciente a la oficina de la Cooperativa, noté molesto al presidente de la Asociación y me dijo la frase; “en la unión de las tres emisoras estaría la fuerza”. Y tiene razón, pero… ¿ Con la mentalidad actual ?

Como yo no quiero malos rollos con gente que ni siquiera me importa ni conozco, procedí a cambiar la URL en Blogger, cosa bastante agobiante por cierto. Pero por fin, mi nueva direción web ya brilla con propia identidad, sin necesidad alguna de nombrar a una entidad, aún siendo de mi agrado e interés. Incluso he cambiado mi correo electrónico, creando uno tan natural como mi propio nombre y apellido. No he perdido ningún archivo anterior en el blog y eso era lo que me hacía dudar el cambiar la URL, pero con paciencia en mi inexperiencia voy consiguiendo “cosicas”.

Así que me sentiré más arropadito con la gente que de verdad me busca y empezaremos a caminar de nuevo.

Cuéntame un cuento: "Estrellitas y duendes"

angel Pictures, Images and Photos

Martillazo tras martillazo, en mi casa no puedo concentrarme en nada. Todos los fines de semana, mis vecinos suelen aprovechar para hacer alguna reforma. Mis tres hijas no paran de jugar y reir. Gritan y lloran casi seguidamente, mientras los martillazos no cesan…

Adoro algunas veces la rutina y mi tranquilidad, los momentos de calma al final del día con Susy, cuando las diablillas duermen…

Voy a publicar éste cuentito, dado que hoy no puedo dar mucho más de sí…

“En el país de los cuentos había una vez un pequeño duende. Un duende muy travieso que siempre andaba riendo y saltando de un lado para otro… Vivía en una casita toda rodeada de montañas. A su lado, un pequeño río que discurría placidamente por la falda de la ladera describiendo un paisaje difícil de imaginar…
Lo que mas gustaba al duendecillo era ver como cada mañana, con los primeros rayos de sol, todas las flores de su jardín iban abriendo una por una sus hojas…

Uno de aquellos días, como muchos otros, salió a pasear a la montaña. Y caminando entre las rocas encontró una flor: era una flor preciosa, nunca había visto otra de igual belleza. Le había cautivado tanto que paso toda la tarde mirándola. Era maravilloso verla cuando se contorneaba cada vez que el viento acariciaba sus hojas…

Al siguiente día y al siguiente, y al otro, volvió para estar a su lado y mirarla. Un día como tantos otros, nuestro duendecillo vio como de una de sus hojas caía una pequeña lagrima. No entendía como la flor más maravillosa del mundo podía estar triste. Se acercó a ella y le pregunto:

-“¿Por que lloras?”.
-Y contesto la flor: “me siento triste aquí entre las rocas, sin nadie que me mire salvo tu. Me gustaría vivir en un jardín como el tuyo y ser una mas de entre las flores. Además, te concederé el deseo que mas quieras si me llevas allí”.

Fue entonces, cuando el pequeño duende la tomo entre sus manos y con todo el cariño del mundo la planto en el lugar mas bonito de su jardín… Una vez cumplido el deseo, la flor le dijo al duendecillo:

– “Y bien, ahora que me has llenado de felicidad al traerme aquí, ¿que es lo que mas deseas en este mundo?”.

Y el duendecillo entonces, la miro fijamente y contestó:

– “Quiero ser flor como tú para sentirme por siempre a tu lado”.

Y colorín colorado, en el país de los cuentos, el final ha llegado.