Procura vivir, por favor.


Me atormenta pensar las veces que jugué a la ruleta rusa conduciendo, cuando sobrepasaba límites de velocidad por avenidas y puentes, autopistas con el pedal del acelerador pisándolo hasta el fondo. Entonces tenía veinte años menos y no me planteaba nada más sobre mi futuro ni el de nadie.

No pensé que la fatalidad podía esperarme en cualquier momento. Aún así me ponía tenso, tanto que a veces tenía que parar en una gasolinera próxima para aliviar el dolor en la nuca (tensión alta).

Lo peor de todo, es el riesgo que corren los inocentes ajenos que ninguna culpa tienen de nuestra imbecilidad infinita.

España, te la puedes cruzar entera en seis o siete horas tranquilamente con cualquier coche, siempre que vayas a una velocidad proporcionada a tu máquina sin forzar mecanismos… Pero yo voy mucho más allá de ésto.

Cada fin de semana hay un número de muertos impresionante para mí, teniendo en cuenta lo pequeñita que es la Península Ibérica; tirados en el asfalto, con vidas destrozadas, ilusiones rotas… ¡Que pena!.

Y me he dado cuenta que a pesar de conducir dentro de la legalidad y sin forzar la máquina para cruzar “la piel de toro”, me juego la vida entre los que se comportan como yo lo hacía hace veinte años, en ocasiones…

Si tienes conciencia (sólo si la tienes) puedes llegar a arrepentirte de la actitud arriesgada y poner solución localmente. Es lo único que puedes hacer. Porque te la vas a seguir jugando con los demás.

Hace poco, condujo Susy toda la mañana aprendiendo las calles, con tres niñas de pasajeros sin parar de alborotar las tres a la vez. Le dimos trote a esas mismas calles que tantas veces fueron infringídas por mí.

Ella como mujer cabal y prudente es otra cosa. Pero a lo largo de aquella “prueba” de taxista, cometió dos fallos importantes: Se pasó un ceda el paso por ponerse neviosa con las niñas y pasó un semáforo en rojo porque pensó estar ámbar…

Unas veces por una causa y otras por otra, jugamos a la ruleta. Y eso me hace ser un egoísta cabrón y no puedo evitar el no compartir el volante en viajes largos. Reconozco mi tozudez estúpida y muy de la tierra, porque los riesgos los corremos todos por igual, de cualquier forma.

Después de veintidós años de prueba y varios millones de kilómetros rodados, tengo miedo a la carretera y mucho respeto. Asumo mi culpa y no seré capaz de criticar la actitud de los demás pocos conductores que me pasaron a ciento sesenta por una autovía.

Es la vida y lo único que digo es que merece la pena seguir viviéndola… No tengas prisa por llegar ni por acabar. No te la juegues como hemos hecho otros por ignorancia o por estupidez.

No tientes la suerte. Mira los ojos de quien de verdad amas y si no amas a nadie, búscate otra vía de escape. Deja a los demás en paz.

Simplemente Procura Vivir.

P.D.

Éste post no servirá absolutamente para nada a los que piensan que todo lo hacen bien y son los demás los “tontos”. De cualquier manera por muy estúpid@ que seas, por el bien de los tuyos: Te deseo SUERTE.

Anuncios

4 comentarios en “Procura vivir, por favor.

  1. No creas que somos cabezaduras al ariesgar tanto algunas veces por tan poco, el verdadero significado del vértigo del día a día, ignorantemente lo palpamos nosotros, los que a la calle volcamos nuestras angustias para llevar a nuestros hogares el sustento. Allá en España no se como será, y cree que me encantaría saberlo, pero aquí en Sta fe ,Argentina, la cosa está dificil, los “pibes” te ejecutan en busca de la moneda para el “PACO”, ó simplemente por la chapa de malo y pendenciero, el rico te tira el mercedes o la 4×4, total tienen un buen seguro, esta ciudad se ha vuelto la peor selva del país, donde el rey…es la mona chita.

  2. Desde luego que si que somos “inutiles” la gran mayoria de conductores (en donde me incluyo el primero) por hacer el cafre, ir por velocidades excesivas.. y sobre todo de jovenes.

    Yo tuve un gran susto de sufrir un reventon a unos 140 km/h en autovia y que mi humilde pero gran fabia se portara como un campeon sin hacer ningun vaiven ni movimiento brusco y me diese tiempo a parar con seguridad en el arcén.
    A mi ese fue el “aviso” que me hizo reaccionar y dejar de hacer el loco.

    Luego estando en Albarracin trabajando, bajaba hacia Teruel capital y estaba lloviendo a cantaros un coche que llevaba delante se salio de la carretara despeñandose por un barranco el resultado…fatídico.

    Eso si, no hay cosa que peor me sepa que la gente que se sube con los vinitos de comer, el sol y sombra de despues pero ..¡¡Oiga!! – Que voy perfectamente!

    Y los llamados KO'S esos si que ya mejor ni hablo de ellos. Menos mal que por fin la policia local, va hacer controles de droga :)

  3. Creo querido Jose que a todos nos pasa lo mismo, por lo menos a los que ya llebamos tiempo en esta profesion (en diciembre 16 años) nos empieza a dar miedo la carretera lo que antes nos apasionaba ahora nos preocupa sera la edad la responsabilidad o el miedo, en fin o sera la coordura todo puede ser en fin no eres el unico, un saludo compañero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s