" Cuéntame un cuento: El niño que quería volar "

Quiero compartir con vosotros éste cuento que encontré en la red, me llamó la
atención que era el mismo sueño que yo tenía cuando era niño: Volar.

“Sentado sobre una piedra, Pedrito se pasaba el rato contemplando el volar de las águilas, y eso le había costado más de una bronca, por parte de su madre. Este vivía a unos tres kilómetros del pueblo y solía ir al colegio andando. Su mayor ilusión de siempre era volar algún día como los pájaros.

—Pero Pedro ¿como llegas tan tarde, si hace más de dos horas que terminó el colegio?

—He estado contemplando las águilas, me encantaría volar como ellas.

—Pero hijo, tú eres un ser humano, no un águila ¿además no tienes plumas?

—Ya lo se mamá, pero es superior a mi.

—Anda y coge la merienda Pedro, que se te va juntar con la cena y déjate ya de volar, que tienes muchos pájaros en la cabeza.

Al día siguiente estando sentado en su piedra y como siempre contemplando a las águilas, se le acercó una joven muy guapa y le dijo — ¿te gustaría algún día, volar como ellas?

Pedro que estaba mirando el volar de las águilas, no se había dado cuentas y se sobresalto un poco.

— No te asustes Pedro¬ —le dijo la joven, con una voz muy dulce—.

—Esa sería mí mayor ilusión señorita, pero nunca podré hacerlo— decía Pedrito, bastante desanimado—.

—Por que dices eso, de que nunca podrás hacerlo – le preguntaba la joven —.

—Señorita, yo no tengo alas ni plumas y si no tengo esas dos cosas, nunca podré hacerlo aunque me guste mucho.

—No tienes alas, pero tienes otros valores muy importantes.

—De que valores me habla usted.

—Desde ahora en adelante podrás volar y para hacerlo, solo tendrás que cerrar los ojos y pensar en volar.

—Señorita, muchas veces los he cerrado y hasta el momento nunca he volado.

—Ciérralos ahora y veras como podrás hacerlo.

Pedro cerró los ojos y como un águila fue volando y por primera vez, desde las alturas pudo ver su casa, el río, los animales y sentir la fresca brisa refrescando sus mejillas.

Cuando pedro abrió los ojos, la joven ya se había marchado. Esta le había dejado un mensaje escrito en el suelo, el cual decía “sigue siempre así y cuando quieras volar, solo tendrás que cerrar los ojos”.

Desde entonces Pedro se sentía muy afortunado, había conseguido lo que tanto deseaba.

En uno de sus muchos vuelos, vio a un amigo caerse en un pozo ciego y su rápida actuación salvo su vida.

Pedro estaba muy contento, por que además de hacer lo que tanto deseaba (que no todos lo consiguen), se dio cuentas que podía ayudar a la gente y eso le hacía la persona más feliz del mundo.

Guillermo Jiménez Pavón

Mentiras y mentirosos

Me han engañado muchas veces en mi vida o me han ocultado la verdad muchas más veces, pero a la larga los mentiros@s se han ido con el rabo entre las piernas. Unas veces por no conseguir el objetivo y otras veces ahogados en su propia salsa.

Casi siempre es el dinero es el que está detrás de todo éste berenjenal de mentirosos, timadores y chorizos.

Pero la cosa se oscurece cuando ves que la legalidad ampara a toda ésta gentecilla glamurosamente disfrazada con una amplia sonrisa y a veces con lagrimita fácil.

En la jaula de l@s que alguna vez me mintieron está YOIGO, ” la verdad sin cuentos ” y la mentira mas gorda como respuesta.

¿ Que diría tu mujer ?


Tras aceptar un servicio en la zona De San José sobre las doce de la mañana, no esperaba encontrarme con aquella mujer que no sabría calcular su edad. lo único que me llamó la atención fué su estrafalaria manera de vestir, muy lejos de parecerme atractiva. Raza negra-mestiza delgada y medio enseñando los pechos.

Al cabo de unos minutos, después de dos semáforos me dice:

-¿Aquí detrás no llevas espejo?
-No no llevo, claro.
-Si no te importa…

Aprovechando el semáforo rojo, baja y sube delante para mirarse en el espejo de cortesía del copiloto del taxi. En el autobús de plataforma baja, que estaba junto al taxi, adivino miradas y risitas. No me atrevo a mirar a ninguna parte, disimulo tragando saliva y miro por fin al retrovisor, donde veo la mirada de un “colega” pegadita al letrero o capilla de TAXI observando si voy de trabajo o de no se qué…

Me alivia pensar que nada tengo que ocultar, que pase vergüenza su prima. Subo el volumen y sigo con mis cavilaciones.

De repente se interrumpe mi mirada al horizonte con una pregunta a lo bestia:

-¿Crees que estoy guapa para mi primera cita?

-Lo tendrá que decir el que quedó con usted…

-Es mi primera venta…

Lo de “venta” me sonó a chino, pero lo entendí rápidamente, me seguí haciendo el sueco y le dije:

-¿Y que tal van las ventas?

-¿Estás bien de la cabeza?, me refiero a que voy de “chica de compañía”

-Ah !!

Suena su teléfono y ella contesta “No cariño, estoy en Zaragoza ya no Salou”.
Como si yo le hubiese pedido alguna explicación, me dice que trabajaba antes en Salou.

Después de un rato de silencio incómodo, me dice mirando a mi dedo anular:

-¿Que pensaría tu mujer si te viese con una chica como yo, sentada delante?

-Nada,le dije. No pensaría nada porque en un taxi sube gente de todo tipo.

-Sois muy aburridos algunos taxistas, dijo cuando se bajaba, intentando por última vez la provocación que no consiguió durante el trayecto.

Éste tipo de situaciones se dan algunas veces en los taxis y no es que uno sea guapo o feo, es que las tipas éstas son unas buscavidas y a la mínima te puedes ver con un problema gravísimo ante la ley, y que en esos casos se juzga fría y objetivamente:

” Ella es puta y tu taxista. “

Lloramos por algo

Ésta mañana camino del aeropuerto, una pareja y un bebé que no paraba de llorar. Al principio sonreíamos los tres de ver al niño como lloraba, pero de pronto se activó algún código secreto humano… En ése llantito del pequeñín de seis meses hubo algo que comenzó a ponernos nerviosísimos.

Estaba desconsolado y su llanto era como cortante y poderosamente efectivo al acaparar nuestra atención.

Casi al final del trayecto, la joven madre decidió dar de mamar al pequeñín. En ese preciso instante se acabaron los problemas.

-¿Que tendrá el llanto de un bebé que nos pone tan nerviosos?

-¿Hasta que punto el bebé sabía que llorar le proporcionaría su alimento?

En la vida, llorar dicen que es bueno y necesario.

-¿Cuando fué la última vez que lloraste?

-¿Te sirvió para algo?

Silencio para recuperar energías…


Éste blog puede parecer lejano a la realidad, me refiero a que nunca hablo de Rodríguez Zapatero ni la ministra Chacón.

Casi nunca menciono las injusticias que estamos sometidos los taxistas con declaraciones fuera de tiempo y lugar como la de Facua ayer

Algunas veces prefiero aislarme que sufrir cada vez más la realidad que todos viven a través de los medios de comunicación.

No quiero pensar en que Aragón ardió y quedó calcinado con los últimos incendios. Me entran ganas de llorar y rabia. Una rabia que no se calma con cualquier cosa, pero mejor no quiero pensar en ello ahora.

Vuelvo a trabajar de noche (una vez más)en busca del silencio y el relax. Una razón de tranquilidad y de aislamiento reconfortante que al principio me referí…

Cuando miro a mis hijas me doy cuenta de muchas cosas. Cuando miro a mi Susy me reconforta su mirada de miel y ensueño.

La ignorancia es mala casi siempre, pero es cierto que se vive mejor sin saber ni escuchar.

Tengo problemas normales y lógicos en medio de una grave crisis, como muchos. Pero debemos salir adelante por principios.

-Silencio y sólo pido silencio. Al menos, mientras duren crisis y pandemias. Incendios y corrupciones. Pesimismo gratuito, miedos infundados y exagerados.

Y éste silencio debe ser y será… para crear nueva energía positiva.

Bendita tu luz…

Bendito el lugar y el motivo de estar ahí
bendita la coincidencia.
Bendito el reloj que nos puso puntual
ahí bendita sea tu presencia.
Bendito Dios por encontrarnos en el camino
y de quitarme esta soledad de mi destino.

Bendita la luz,
bendita la luz de tu mirada
bendita la luz,
bendita la luz de tu mirada
desde el alma.

Benditos ojos que me esquivaban,
simulaban desdén que me ignoraba
y de repente sostienes la mirada.
Bendito Dios por encontrarnos
en el camino y de quitarme
esta soledad de mi destino.

Bendita la luz,
bendita la luz de tu mirada
bendita la luz,
bendita la luz de tu mirada, oh.

Gloria divina de esta suerte,
del buen tino,
de encontrarte justo ahí,
en medio del camino.
Gloria al cielo de encontrarte ahora,
llevarte mi soledad
y coincidir en mi destino,
en el mismo destino.
Épale

Bendita la luz,
bendita la luz de tu mirada
bendita la luz,
bendita la luz de tu mirada.

Bendita mirada, oh,
bendita mirada desde el alma.
Tu mirada, oh oh,
bendita, bendita,
bendita mirada,
bendita tu alma y bendita tu luz.
Tu mirada, oh oh.
Oh oh, te digo es tan bendita
tu luz amor.
Y tu mirada oh, oh.
Bendito el reloj y bendito el lugar,
benditos tus besos cerquita del mar.
Y tu mirada, oh, oh.
Amor amor, qué bendita tu mirada,
tu mirada amor.

Los mejores años de nuestra vida…

Nerea, Susi, Silvia, Lucía, Rutz y Estela.

No son modelos profesionales, pero podrían serlo. Claro que sí.

La felicidad rebosa por los poros de sus pieles. Nadie pone en duda que viven los mejores años de sus vidas; los de la niñez.

Ojalá el futuro sea bueno para ellas, por lo menos igual o mejor que el nuestro.

Ellas son las nueva generación de vida y de color.

Llevan genética nuestra (de la buena), quiero decir del día a día. Minuto a minuto conviviendo y luchando, pero siempre juntos.

Y es que no me canso de admirar a los niños (en mi caso a las niñas ¡¡¡jajajaja!!).

corazones 2 Pictures, Images and Photos