Remando a contracorriente…

En éste mes de Junio que ya termina, me ha dado la impresión que mi economía está remando contracorriente, como si no avanzase. Ni hacia adelante, ni hacia atrás.

En el anterior post que publiqué pudo dar la impresión de pataleo, pero realmente ya lo sabía lo que iba a pasar. Simplemente cuando se ven las cosas más de cerca te das cuentas del gran egoísmo que tenemos en todas partes.

Estoy plenamente orgulloso de mi mujer Susy, esa asturiana buena y noble, sencilla como ninguna antes conocí.

Cuando Susy vino a Zaragoza, giró su vida 360º, se adaptó y supo remar contrariedades a contracorriente y salir airosa de su experiencia.

Mi empeño que se sacara el carnet profesional y más tarde prepararse en cuanto al callejero, no tiene nada que ver con la ambición de dinero. No somos de “es@s” que tanto abundan… Somos mucho más que eso.

-El objetivo es un futuro digno para nuestras hijas y tranquilidad estable para nosotros.

La vida dá muchas sorpresas y por si acaso “me sorprende por la espalda” la desgracia, como a muchas personas que quedaron en medio del camino, desearía ver desde allá arriba las sonrisas de mis mujercitas.

Por eso aunque Susy no llegue a compartir “mi taxi ZARAGOZANO” conmigo, estaré orgulloso de ella y feliz.

Pero ahora estamos aquí y hay que vivir disfrutando de la vida.

Se me antojan unas vacaciones próximas por el Sur de España… Hum Hum…

Navegar contra corriente es:

Remontar un río cuando éste baja hacia el mar.
Enfrentar las olas que van a deshacerse en las playas.
Caminar de frente, dando la cara al viento.
Ayudar a la Naturaleza cuando todos tienden a ensuciarla y destrozarla.
Valorar la vida cuando todos parecen trabajar a favor de la muerte.
Mirar los árboles, los animales y las piedras con el mismo respeto que a los humanos.
Conseguir un aire puro cuando todos se esfuerzan por contaminarlo.
Sentirse libre ante las variadas máscaras de esclavitud con que tratan de engañarnos.
Conservar las propias ideas cuando todos cambian según la moda.
Vivir un Ideal cuando todos reniegan de todo.
Buscar la Belleza cuando todos la desprecian.
Ir en pos del Bien cuando todos tratan de hacer y hacerse daño.
Velar por la Justicia cuando todos la quebrantan.
Sostener la virtud cuando todos alaban el vicio.
Alimentar los sentimientos superiores cuando todos se inclinan por las bajas pasiones.
Ser veraz para enfrentarse a la mentira.
Profesar el auténtico conocimiento allí donde se elogia la ignorancia.
Conservar el sentido común en medio de la locura.
Mantener la serenidad cuando alrededor cunde la angustia.
Vivir la fraternidad mientras unos y otros se aíslan y se dividen.
Amar la paz en medio de un mundo agresivo.
Ser valiente en medio de un mundo débil.
Promover el entendimiento entre las gentes cuando todos cierran las puertas de su yo interior.
Ser generoso cuando todos se vuelven avaros.
Fomentar el amor allí donde crece el odio.
Saber escuchar mientras todos pretenden hablar.
Disfrutar del silencio cuando sólo cunde el ruido.
Apreciar el trabajo por encima del ocio.
Desarrollar la voluntad por encima de los instintos.
Perseverar en la condición de ser humano a pesar de las circunstancias adversas.
Tener fe cuando todos dudan.
Creer en Dios cuando todos lo niegan.
Levantar los ojos al cielo cuando todos se arrastran por el suelo.
Cabalgar en las estrellas al compás del Ritmo Universal.

Delia S. Guzmán

Anuncios

Un comentario en “Remando a contracorriente…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s