El dilema de la moneda extraviada.

Ésta mañana las niñas madrugaron para acompañar a mamá en el examen del BTP y mientras Susy se examinaba, yo me quedé en el taxi con las tres niñas…
Jugando dentro del taxi, una niña se encontró una moneda de diez céntimos. La gente se suele dejar monedas en el suelo o bien porque se caen al suelo o porque no les apetece agacharse por diez céntimos. El caso es que la niña se puso mas contenta que unas pascuas.

Pero los seres humanos somos así y sus hermanas se sintieron desgraciadas al ver que ya no quedaban más monedas por el suelo del taxi. El dilema estaba servido por el reparto de “La falsa felicidad”

Se me ocurrió preguntarle a la niña agraciada si no le importaba compartir la moneda con sus hermanas… Asistió con la cabeza afirmativamente.

Procedí a cambiar la moneda por cinco de dos céntimos para repartir, cuatro céntimos para cada niña grande y dos para la chiquitina que no sabe de posesiones todavía.

Quedó contenta la chiquitina con sus dos céntimos, sin embargo quedó un poco mas seria la que compartiendo vió disminuída su riqueza. Pero le quise premiar la buena acción que tuvo con sus hermanitas con veinte céntimos de premio a su bondad…

La tristeza volvió a florecer en la carita de la hermana que con cuatro céntimos dijo que no era justo, se sentía desgraciada como siempre e incluso se pelearon un poquito, sin embargo la pequeña al no saber el valor material de su moneda seguía con los ojos abiertos y la sonrisa plena en la escena.

Antes de que saliese mamá, tomé la decisión de darle veinte céntimos a la que sólo tenía cuatro para calmar aquel mal sentimiento que nos acompaña toda la vida… el egoísmo.

Aunque de niños se trataba y el más feliz siempre es el que no sabe (la chiquita de dos años), la lección la aprendí yo: “El dinero no trae la felicidad, sólo trae problemas y enfrentamientos”.
Ahora sé que yo no obré correctamente…

dinero Pictures, Images and Photos

Maldito dinero y egoísmo que vende a los seres humanos y los hunde en el fango y en la ambición más desoladora que puede existir…

P. D.

Susy salió contenta y feliz de su examen, casi con toda probabilidad tiene su BTP en el bolsillo.

————————————————————————————–

JUEGA Y CALLA

Anuncios

3 comentarios en “El dilema de la moneda extraviada.

  1. De los errores se aprende,jejejee.
    estoy feliz,muy feliz porque estoy segura de que aprobé pero mañana lo confirmaremos.
    Gracias,mi vida,por darme esta gran oportunidad.
    TE QUIERO

  2. He querido decir que he aprobado (rectifico porque alguna habrá que me llame “barrio-bajera”,por utilizar el pretérito imperfecto en lugar del pretérito perfecto.)
    De todos es sabido que en cada comunidad autonoma o región se utilizan distintas formas de decir lo mismo.
    Por ejemplo;en Asturias yo diría,besines y aqui en Aragón se dice besicos,jejeje

  3. Hola Jose, he vuelto de mis fiestas y aunque sigo sin tener mucho tiempo, estoy contigo en lo de las monedas, el dinero no trae la felicidad, y no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. En fin…

    1 abrazo fuerte y un “besico” (en murciano) pa Susy.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s