Una pequeña confusión….

La una del mediodía. Parece que en el lado derecho de la calle hay una señora que me hace señales con el brazo solicitando mi servicio; junto a la señora, el psiquiátrico del barrio de Delicias…

La señora iba excesivamente cargada de pulseras, collares y demás complementos un tanto rocambolescos, maquillada y pintada hasta arriba cual loro tropical y con un pañuelo estampado en piel de tigre. Tengo que reconocer que pensé que salía del manicomio, perdón quiero decir del psiquiátrico.

A su lado pude ver como otros internos menos originales en su “Look” desfilaban junto a ella cada uno a nuestra bola (yo pendiente del semáforo que cambiaba a verde, con lo cual me iba a quedar en medio como el jueves).

Al entrar en el taxi, mientras sonaban las bocinas estresadas de los amables conductores recordándome lo valioso que es mi servicio a la sociedad.

No tuve ninguna duda que la señora estaba como una regadera por el siguiente diálogo:

-Hola, buenos días.¿Me puede decir la fecha de hoy?
-Hola buenos días.¿Me puede decir a donde la llevo?
-Uy!!! que tonta estoy, llevame a León XIII.
-Vale, hoy es 25 de febrero.
-Hombre, hasta que estamos en febrero llego.
-Jajaja, perdone (ya empezaba a sospechar de mi patinazo)
-Que pensábas ¿que había salido del psiquiátrico?
-Nooooooo, estooo… NO.
-Salgo de la DGA (Diputación General de Aragón), llego tarde a casa.

Vaya chasco y confusión al darme cuenta que había salido del edificio de enfrente, yo pensando en una vieja loca “pinturroteada”, con olor a Joya…

Había salido el sol y dentro del taxi hacía mucho calor, por eso empecé a sudar…

-¡¡¡Que calor señora!!!
-Si lo hace sí, pero en la calle se está bien.

Cuando la cosa se estaba calmando gracias a la conversación de besugos, llega una pedazo de moto y me adelanta velozmente situándose justamente delante del taxi.

Al mirar al frente, no podemos evitar mirar a la acompañante del motorista, con medio culo fuera, enseñando un tanga rojo…

-Pues esa no tendrá calor, ¿Verdad?, me dice la clienta.

Y yo mas colorao que el tanga de la tía, disimulando, le contesto

-Va a ser que no tiene calor, señora.

Por fin llegamos al destino con más ganas que nunca de terminar el trayecto; la señora se está partiendo de la risa y yo sin parar de sudar (por la situación extrema)…

En la siguiente esquina había un bar y me tomé una Coca Cola, mientras con las ventanas abajo, en la calle; se ventilaba el taxi del empalagoso perfume de la “Jojoya”

No más malentendidos por hoy. Es suficiente.

————————————————————————————–

Anuncios

3 comentarios en “Una pequeña confusión….

  1. Jajajajajaja, daría cualquier cosa por pasar 24 horas contigo en el taxi (más que nada porque en mi pueblo lo de los taxis no existe mucho) y también porque te pasa cada cosa que es para ponerse a mear y no echar gota.

    jajajajaja. En fin, gracias por pasarte por mis Promesas que no Valen nada y decirme las cosas que me dices… Tú si que eres un buen tío (y un buen padre y un buen marido y un buen taxista…) :P

    1abrazo y cuídate.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s