Si tú me dices ven…

Por su expresividad en la mirada, por su tacto aterciopelado, por su juventud.
Por esa sonrisita tan “monita” que tiene.
Porque es mucho más humano que algunos humanos y por la inocencia de ser un monito feliz y caprichoso.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s