Cuidadín, cuidadín.

Ojo con los cuernos, que en el taxi a veces no entran por la puerta, y si consiguen entrar me rayan la tapicería del coche, y cuidadín con el techo panorámico que al ser de cristal podemos tener un accidente aparatoso… Bueno, para algo se paga el seguro ¡joder!, bueno el seguro a todo riesgo no se si tengo cubiertos los cuernos, pero por si acaso cuidadín con lo que se mete dentro, que una cosa es que se meta el fresco o la fresca y otra cosa es que te la meta un fresco… Perdón.

Ya que hablamos de cuernos, nos quedamos con los de los toros:- ¿Que hacemos, somos taurinos o antitaurinos?. A mí siempre me han gustado las corridas, sin son de toros…jejeje, os diré que ya no sé que pensar. Es cómo si algo no estuviese bien, ¿verdad? lo han puesto todo tan mal… Creo que me voy a hacer “anti”, porque en realidad me dí cuenta que me gustaba la parafernalia que se crea en las tardes de toros: sol, perfume, tabaco y alegría. Cuando se suben todos al radio-taxi, me dicen sonriendo: -Buenísimas tardes, llévenos usted a la Plaza de toros de la Misericordia, y yo respondo:
-OLEEEEEEEEEEEEEEEEEEÉ, mi arma, vamo pallá. Gente PM (Por la tarde)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s