ADIÓS EXPO, ADIÓS

Casi a un mes de terminar la Expo, y teniendo las cosas claras ya, un compañero nos sorprende con una narración estupenda de lo que ha sido la muestra en nuestra querida e inmortal Ciudad de Zaragoza. Dice así:
“Queridos compañeros, permitidme hoy coger la pluma para dejar plasmado sobre éste papel toda mi indignación, toda mi impotencia y toda mi tristeza con relación a la pasada Expo.
Que lejos queda aquella felicidad que recorrió nuestro cuerpo aquel día de Diciembre de 2004, donde creíamos ver el dorado de nuestra vida, pero vamos a centrarnos un poco en aquellos turbios días de Noviembre de 2007 donde el sector tuvimos que capear toda clase de acusaciones y despropósitos que yo jamas había escuchado.
Mientras nosotros defendíamos que con la flota que había en ese momento era totalmente suficiente, todos nos declaran lo contrario, la gente de la calle comentando que con una Expo de ésta categoría hacía falta incrementar la flota actual.
Algunos medios de comunicación nos bombardeaban todos los días tachándonos de insolidarios, egoístas y mal zaragozanos, ya que según ellos con ésta actitud no íbamos a dar el servicio que Zaragoza se merecía y con una pésima imagen de cara al turismo perjudicando los intereses de la ciudad.
Algún sindicato como decía Miguel de Cervantes ” de cuyo nombre no quiero acordarme” se ha pasado el tiempo haciendo estudios sobre el sector y ha llegado a la conclusión que había que incrementar el número de licencias urgentemente, no quiero pensar que todo esto obedecía a intereses ajenos al sector.
Recordamos cando un mandatario de Expo dijo que para el buen funcionamiento hacían falta 500 taxis mas porque si no corríamos el riesgo de provocar un desabastecimiento a ciertas horas. Todos pensábamos que con el número de licencias que teníamos era suficiente, sólo hacía falta una buena reestructuración de cara a la Expo, como posteriormente se hizo eliminando todas las fiestas doblando un número de coches.
De la abolición de las fiestas os diré que como dice un dicho baturro: “para esta merienda no hacía falta alforjas” y de las vacaciones comentaros que es la primera vez que me he quedado sin ellas en verano, aunque creo que mi esfuerzo no ha servido para nada.
Que puedo contaros que vosotros no sepáis, todos vivimos aquel dificilísimo horario de 4 horas el fin de semana que nos tocaba fiesta donde pasamos la mayor parte del tiempo dando vueltas y vueltas para hacer 4 miserables euros, pero firmamos en su día y había que cumplirlo, todo sea por el bien de la Expo y por un expléndido servicio público que hemos dado.
¿Porqué no se hizo caso al informe presentado por la Cámara de comercio? ¡Porque no interesaba!
Y ya para terminar os diré que cuánto esfuerzo y compensación económica hemos tenido, ya que al igual que muchos de vosotros con edad avanzada me propuse hacer durante el evento un esfuerzo horario con jornadas verdaderamente agotadoras para mí, pensando que iba a ser bien retribuido económicamente, que frustración queridos compañeros cuando realizaba un servicio o dos al día a la Expo, que triste realidad, por eso desde éste artículo no es mi intención culpar a nadie, la realidad es la que es, tenemos una estación donde llegan gran cantidad de gente 5 minutos andando a la Expo, un despliegue de autobuses como nunca se había hecho en esta ciudad, con unos aparcamientos buenísimos en la misma puerta y por si fuera poco, un trenecito que los lleva y pasea gratis. Como se dice en términos futbolísticos “nos han metido un gol por toda la escuadra”. Con la crisis económica que tenemos sobre nuestras cabezas en el futuro sólo nos queda encomendarnos a la divina providencia y que Dios nos coja confesados a todos.
Os dejo estos versicos con humor sano y socarrón, como ya es mi estilo, sin ánimo de ofender a nadie, así cuando recordéis esta Expo, ojalá dentro de muchos años, podáis esbozar una ligera sonrisa:
-Al concedernos la Expo se nos abrió el corazón, se iluminaba un amino de esperanza e ilusión
-En Noviembre nos inflaron de tortas por todos lados, nos dijeron egoístas, peseteros y racanos.
-Nos íbamos a forrar, todo el mundo nos decía, que negra realidad nuestra pobre economía.
-Por no prestar el servicio en la puerta la estación, nos condenaron a todos a hacer guardia sin perdón.
-De los turnos de cuatro horas que os voy a contar, mejor quedarse uno en casa que salir a trabajar.
-Gran servicio de autobuses el alcalde nos ponía, así no hay quien se jale un rosco ni de noche ni de día.
-Gratis iba un trenecito de la estación a la Expo, al que sólo faltaba bocadillo y refresco.
-Hasta en barco se llegaba remontando el río Ebro, pues ya lo que nos faltaba me decá un compañero.
-Nos quitaron todas fiestas desde Junio hasta Septiembre, si ha servido para algo me sentiría conforme.
-Dicen que en el mes de Enero va a haber una revisión, virgencica, virgencica, que me quede como estoy.
-Cansado de trabajar y con tenebrosa voz, quiero terminar diciendo: “ADIÓS EXPO, ADIÓS”

Francisco L.

Anuncios

3 comentarios en “ADIÓS EXPO, ADIÓS

  1. Yo sabía que eso os pasaría, aquí tenemos gran experiencia con eventos de esos que nos hacen millonarios, sabes lo que hago yo esos días que según cree la gente no forramos, me quedo en casa.
    No nos dejan circular bien, está todo atascado, los ponen autobuses gratis, no nos permiten el acceso a los lugares donde vas, grandes esperas, aguantar jilipolleces de los periodistas sobre el número de licencias y un sinfín de chorradas más.
    Con los grandes eventos, a los taxistas nos salen granos, sabes que hoy después de 13 horas de trabajo he llegado a casa con 82 euros, dónde están los que dicen que hay pocas licencias, y los clientes que cogen una vez al año un taxi y se les llena la boca de que no venía ningún taxi, donde cojones están.
    Bueno Jose imagínate los saltos de alegría que dí cuando no aceptaron a Madrid para las Olimpiadas. Estos eventos solo son buenos para las grandes empresas, pero para un taxista……….

  2. Que razon tienes. Pero hay que buscar el lado positivo de las cosas. Para crecer como persona, hay que intentar sacar a parte de algo positivo, una moraleja del error, de la caida, o del tropezon.
    Moraleja: Nunca te fies de los sindicatos,y mucho menos de la administracion local.
    Y la segunda. La proxima vez que haya un gran evento en zaragoza, sabras que NO es para tanto. No cambiaremos nuestras vacaciones, ni nuestra forma de trabajar.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s