Volver a las andadas…

Después de tantos años, que ya casi teníamos olvidado el trolebús…
Recuerdo al señor de la gorra con el taquito de billetes, en la parte trasera del cacharro aquel. Yo le miraba con respeto, casi con miedo. Y me sonrió con dientes en plata y oro, con aquel bigote grande; patillas largas y gruesas. Acarició mi cabeza, y me dió un taquito de matriz de billetes ya gastados, de color rosa.

Recuerdo los cables por el aire, con aquellos mastiles en alto; dando vueltas en la ciudad, en su interior, personas apiñadas con calor y miradas afligidas.
Todavía tengo en la mente que después de su retirada definitiva, quedaron cicatrices en el asfalto, esos raíles que tanto peligro daban, sobre todo a las motos y bicicletas. Pasaron años y al desgastarse el asfalto, volvían a salir a la luz en los socabones que el bus crea a su paso.

De todo ésto ya no nos acordabamos, hasta hace un tiempo que empezaron los políticos que si metro que si tranvía…
Lo cierto es que el otro dia leí en la prensa que la concejal de transporte, la señora Carmen Dueso había aprobado el comienzo de las obras del nuevo tranvía.
Malos tiempos son los que nos vienen encima, después de soportar las obras de una expo, sufrir la crisis y el poco razonamiento de meter autobuses “por un tubo”, machacar la Expo, bien machacadita, ahora nos dicen que si tranvía para dentro de unos pocos años. Argumentan ecología, ahorro y no sé cuantas cosas mas.
A mitad de la Expo, la máquina sigue dragando el Ebro, para que puedan pasar las embarcaciones hasta la Expo.
Ya nos van concienciando de lo que nos viene encima.
Ayer leí en el periodico local que ya tienen preparado un diseño y un arquitecto aragonés para empezar el nuevo campo de fútbol, decían que no sabían de donde íban a sacar el dinero… Esto es increíble.

No penséis que estoy pesimista no, para nada, sólamente me doy cuenta que la vida es una ruleta que gira, gira sin parar y que los que dan los impulsos son siempre personajes de la misma índole.

Cuéntame una poesía: Poema a la vida

POESIA A LA VIDA

La vida es una oportunidad, aprovéchala.
La vida es belleza, admírala.
La vida es beatitud, saboréala.
La vida es un sueño, hazlo realidad.
La vida es un reto, afróntalo.
La vida es un deber, cúmplelo.
La vida es un juego, juégalo.
La vida es preciosa, cuídala.
La vida es riqueza, consérvala.
La vida es amor, gózala.
La vida es un misterio, desvélalo.
La vida es promesa, cúmplela.
La vida es tristeza, supérala.
La vida es un himno, cántalo.
La vida es un combate, acéptalo.
La vida es una tragedia, domínala.
La vida es una aventura, disfrútala.
La vida es felicidad, merécela.
La vida es la vida, defiéndela.

Madre Teresa de Calcuta.

La sonrisa de los bailarines.

Siempre que visito, un lugar nuevo o que me llama demasiado la atención por algo, viene a mí un sentimiento de pena que me invade y me impide disfrutar plenamente del momento. Me da cierta impotencia vivir tan pocos años, es decir creo que la vida es demasiado corta, para las maravillas que existen en el mundo.

Aye en la visita a la Expo, lo que mas me impactó, fué las sonrisas de los chicos del balett de Malasia. Me fijé mucho más en ellos que en ellas. Porque la sonrisa de una mujer, es más dificil de identificar si es fingida o nó. Pero en esos chicos, que sonreían sin parar cuando miraban, percibí una autenticidad total.Me basé en los rasgos marcados de su rostros, esos que quedan dibujados en la mirada. Cuando acababan la actuación , yo seguía mirando su seriedad; eran felices sin duda.
Sentí admiración y una sana envidia de cómo sería el entorno donde ellos conviven.

Cuanto más conozco más cuenta me doy de lo poco que sé, de lo mucho que hay en la sabiduría de las personas. A pesar que lo que yo poseo me llena, me basta; no puedo cegarme cuando veo tantas cosas desconocidas.

La pobreza no es la causa directa de la infelicidad, y por mucho que cueste creerlo; entrabamos en los pabellones de Angola, Nepal, Libia…y tantos otros, que sabiendo su situación, su estado de ánimo deslumbra con la amabilidad en sus formas. Aun teniendo en cuenta que se ganan la vida así, y que ante tanta pobreza sólo deben seguir éste camino, sigo pensando que una imagen vale mas que mil palabras. En el caso presente una sonisa auténtica no puede fingirse ante unos buenos ojos que la observen.

p.d. Creo que éste no ha sido una buen post, pero no voy a borrarlo, prefiero dejarlo así tal cual como lo sentí hace varias horas.

AVILÉS, MI GRAN RETO PERSONAL

En Avilés, los taxis son blancos como en Madrid,como en Zaragoza,Santander, Bilbao,ect.
También nuestras mentes son parecidas, quiero decir que somos capaces de resolver cualquier proeza por difícil que ésta parezca en un principio.

Si alguna vez escuchastéis que en Zaragoza somos muy cabezones o muy burros, pues os confirmaré que es cierto totalmente.

Cuando conocí a Susy, llegué a plantearme en dejar todos los trastos e irme a trabajar allí en Avilés, para eso tuve poco tiempo en decidir que Taxista podía ser lo mismo o parecido a lo que yo conocía.

En mis frecuentes visitas a Avilés,la ciudad de mi amada, solía informarme de cómo estaba el terreno en ésta materia( En el taxi). Pude saber que entonces lo que me interesaba era ir de asalariado un tiempo, para luego poder comprar en Avilés y vender mi licencia en Zaragoza.

Después de anunciarme como taxista con 19 años de experiencia, me salió una oferta de trabajo. Evidentemente tendría que ser de noche y a un tanto por ciento.
Acepté, por querer estar al lado de Susy. Entonces en Avilés costaban treinta mil euros más de lo que yo la pudiese vender la mía, pero eso no me importó demasiado, pues lo que realmente quería era estar allí, con quien yo más amaba, a cuaquier precio.

No sé si os daréis cuenta, de lo que es un cambio de ciudad, de clima, gente, costumbres, calles nuevas, acento diferente en el hablar y el escuchar ect.

En Avilés yo había estado en unas cuantas ocasiones, pero conocer una ciudad de visita y por internet, la verdad es que más que una aventura fué una de las experiencias más emocionantes y arriesgadas que pude haber imaginado.

La pena de ésta aventura fué que no pude comprar, por haber lista de espera para ello, entonces pagar un alquiler de la vivienda, mantener una familia, y responder con muchísimos gastos que yo tenía en Zaragoza hasta poder resolver la situación fué imposible desgraciadamente, teniendo en cuenta que me puse en turno de noche a un treinta y siete por ciento… Ruina segura.

Hasta que tomamos la decisión, que lo más razonable era que Susy viniese a Zaragoza, viví unos días trabajando el taxi en Avilés que me marcaron para siempre.

Recuerdo que la primera vez en subir alguien al taxi, en aquel lugar fué escalofriante. La gran experiencia se fué al traste, todo volvía a ser nuevo en esas circunstancias. Tan sólo me servían las estrategias aprendidas en Zaragoza. A nadie le puedes decir que no tienes remota idea de donde quiere ir porque tu sabes menos que él o ella. Me limitaba a decir que era nuevo y que me indicasen “un poco”, que luego era un “todo” y que casi tenía que pagarle yo al cliente, por la información.
Bueno, tengo que confesar que sin tener ni idea de nada, se puede se taxista en donde te dé la real gana, teniendo un poco de astucia y maña (habilidad, jajaja).

Fuí capaz a los diez minutos de coger el skoda octavia, de sentirme igual de seguro que en mi propia ciudad.
Una de las cosas que mas me llamaron la atención fueron las tarifas: tenían dos una de taximetro, y otra ya estipulada a precio fijo, que resultó ser un juego, porque si no les interesaba una cosa aplicaban la otra: O sea que no era serio( ni será) en la actualidad.
Los días que estuve se los pegó lloviendo a mares, claro en Asturias llueve… ¡¡vaya que si llueve!!

Lo positivo de ésta experiencia fué volver a saborear el ser novato, experimentar la amabilidad de los asturianos, y poder valorar lo mío que es Zaragoza.
Valoré que es más gratificante dar vueltas que estar obligado a parar en una parada, estresado por no tener mas opción. Me dí cuenta lo ignorantes que son las personas en todos los sitios, pensando que lo nuestro es lo mejor, y eso es falso, porque todo tiene un equilibrio, una sincronización; una cosa lleva a la otra, y no queremos verlo, preferimos ser ciegos a ser objetivos.

Gracias a Dios pude retornar a Zaragoza y poder seguir luchando, pero en otros parámetros, con otro angulo visual, de lo que jamás pude soñar. Caer en la cuenta de la necesidad que tienen los que vienen de fuera, en la acogida, en el trato humano.
Tantas sensaciones experimenté, que son inenarrables aquí. Me jugué todo en tres días, y tuve que tener la capacidad de rectificar lo imposible, en pocas horas porque sino hubiese sido una catástrofe laboral, por no haber podído hacer frente a los gastos de tener un taxi “colgado” en Zaragoza.

Ahora, los problemas son menos graves, las voces de algunas personas me entran por un audífono y me salen por el otro aunque no tenga pilas…

Existe vida fuera de nuestras fronteras, existen emociones e ilusiones lejos de nuestro entorno. Nadie es tonto, ni ignorante. Nadie somos mas o menos que los demás. Es ridículo ver el ego de algunos individuos, que sólo la vida les enseñará la REALIDAD.

Dame un minuto más.

Dame un minuto mas de compañía, antes que marche de nuevo al anochecer.Está anocheciendo ya, pero no marcho todavía, me quedo tan sólo un instante mas, en el que pueda besarte el reposo de tus ojos. Me espera un camino de asperezas y oscuridades, hasta que vuelva a verte si te veo… No quiero; pero debo irme, una vez mas, la lucha y el deseo de no partir a solas. Tu dulce mirada materno sensual, risueña con pena me mira. Miras como pasa el tiempo, y sabes aprovechar todo de mí, incluso desconfiada, me ofreces tu calor en tu regazo. Vida de cielos grises y de alegres sencillas cosas, eres como eres y yo, ahora engatusado por tu aroma y sabor te suplico un minuto más.

Empieza a llover, y eso todavía hace más difícil mi partida, lejos de tí. Comienzan mis primeras lágrimas, las de siempre y tú esquiva, me vuelves a sonreir con la pena mas grande de no saber a donde iremos así, ni hasta cuando. Me dices que me amas, y que tienes celos, pero ya marcho al sitio donse no quiero pero debo.

Volveremos a vernos, no sabemos cuando, pero todo lo antes que pueda. No quiero pensar en el olvido, sólo pienso que te amo, te deseo en cada instante, pero sólo con ese aliento dulce y cálido me marcho.

No quiero mirarte, cuando a tan sólo dos metros estoy de el principio de la larga distancia, porque se que llorando quedas entre risas infantiles, y largos cafés cálidos y sabrosos. Amargos por la distancia y temerosos del destino.

Dáme un minuto más, y un beso mas, amor mío, que en esa curva desapareceré de nuevo, entre verdes montañas y lluvia en mis ojos…

Jose.

El cubo de Rubik

La vida se podría comparar con el famoso juego de Rubik. Hay varias formulas para resolver las situaciones diarias.
Hace ya muchos años, concretamente en 1982, llegó a mis manos éste entretenido juego, que todos sabemos en que consiste; bueno la solución recuerdo que se basaba en aplicar una fórmula y seguir los pasos; primero una cara, después la parte central del cubo,más tarde la cruz de la base y por último, las esquinas. Es decir todo era mecánico y cuanto más veces se realizaba mayor destreza mecánica se obtenía.
Recuerdo que éste juego llegó a aburrime, y jugaba a desordenarlo a mi antojo para realizar combinaciones de colores…

Ésta tarde, me vino al pensamiento, que en la vida, actuamos en ocasiones mecánicamente, con piloto automático, y cada vez con más stress y más velocidad. Llega un punto que a veces nos aburrimos, cómo cuando me entretenía aquel verano de los mundiales de fútbol(deporte que sólamente me gusta y nada más). En vez de ver aquellos partidos yo estaba dale que te pego al cubito…

En la vida, a mi me sucede que cuando estoy en modo “piloto automático”, si me da por despertar me entra agobio y me asusto, es como si prefiriese seguir estando absorto, porque si me desconcentro, puede no salirme el cubo y pegarme un golpe o algo así…

Lo que si me he dado cuenta que las prisas son malas y es mejor disfrutar despacio, cada momento, girar el cubo lentamente, observar como van engranando colores y sentimientos.

Al final del día, dejo mi coche descansando en la cochera, de avenidas, acelerones,frenazos, observo su orden: las ruedas, la carrocería. Todo ha ido bien y si disfruto los momentos-taxi-satisfaccion; mejor.
Es el puzzle de la vida, hay muchas fórmulas que todas deben llevar al reposo del maestro satisfecho. El cubo está resuelto y ordenado en la estantería. Esperando otro ejercicio.

La pequeña diferencia: Mentir y tener imaginación

Parece que estamos aceptando las mentiras como una manera mas de salir del paso. Hoy en día casi todo el mundo miente, y además compulsivamente. Incluso cuando alguien nos confiesa haber mentido, es como si fuesemos cómplices a cambio de su confianza en nosotros. Para mí es a veces cómico el seguir la corriente a alguien que trata de convencernos a base de mentiras y más mentiras. Es como si se liberaran de complejos y sueños con los demás cuando te mienten.

Otra cosa es la imaginación o metáforas, cuando se utilizan de broma o simplemente por dejar volar nuestra personalidad. Eso sabemos todos que es noble y llano.

Los políticos mienten por la cara, y con elegancia antes de elecciones, y además lo tenemos asumido antes de descubrir las verdaderas intenciones.

En el taxi la gente me miente; dicen que van a un sitio y luego van a otro que está al lado, casi en la puerta del sitio original… pero es mas “Chic” decir al Corte Inglés, que a el comercio de al lado. Con el móvil, la gente miente asegurando que está llegando cuando falta bastante por recorrer. Me han llegado a pedir que apagara la emisora, para no delatarse en un taxi e incluso han bajado la cabeza al pasar junto a un lugar… Todo por justificar la mentira.

Mis compañeros mienten cuando hablan de dinero, mienten cuando dicen trabajar poco, mienten cuando algunos te desean lo mejor con mirada perdida.

Las personas mienten cuando dicen los años que tienen, supongo que a nadie le gusta decir la verdad en éste tema…

Por último, me hace mucha gracia los que mienten tanto, que no recuerdan que la vez anterior te mintieron por sistema y que nuevamente mienten por instinto ¿Animal?

No estaría de mas poner un cartel en el taxi que dijese “Mienta cuanto quiera, y page lo mismo”, Como en un buffet libre.

Yo hago una pregunta: ¿Mientes mas que ocultas?